2 feb. 2013

Ted Grant


Fue un político marxista británico. Fue el fundador y máximo dirigente de la Tendencia Militant del Partido Laborista desde su fundación (1964) hasta 1992.


se describía así mismo como marxista, leninista y trotskista. En sus ideas, se puede reconocer un fuerte énfasis en las siguientes cuestiones:
Los llamados Estados socialistas nacidos tras la Segunda Guerra Mundial son definidos por Grant como Estados obreros deformados o regímenes de bonapartismo proletario. Debido a ello negaba cualquier diferencia cualitativa entre esos países y la URSS de Stalin, excepto la caracterización de Estado obrero degenerado en lugar de deformado que el trotskismo hace del estalinismo en la Unión Soviética. En particular, Grant profundizó en la teória del bonapartismo proletario de Trotsky: predijo, en la situación mundial de 1945-1991, el establecimiento de nuevos Estados obreros burocratizados en países en vías de desarrollo, incluso basados en golpes militares de izquierda o guerras de guerrilla campesinas. De acuerdo con Grant, las pequeñas diferencias entre esos países tienen una menor importancia y los enfrentamientos entre sus direcciones se deriva de intereses entre burocracias contrapuestas. A diferencia de la mayoría de grupos trotskistas, Ted Grant pensaba que también Birmania y Siria, donde sus dirigentes no realizaban discursos pro-comunistas, debían ser incluidos en la categoría de Estados obreros deformados, teniendo economía planificada. Para todos estos países apoyaba la clásica demanda de Trotsky: una revolución política de la clase obrera para restaurar o establecer la democracia obrera preservando la economía planificada, como planteó el ala obrera de la Revolución Húngara de 1956.

Enfatizaba de gran forma la importancia de las tácticas del frente único defendidas por la Tercera Internacional en los años 20 y una renovación de las tácticas entristas defendidas por Trotsky y sus seguidores en los años 30. De acuerdo con Grant, los grupos trotskistas debían trabajar en los grandes partidos y sindicatos de la clase obrera, como aplicación del método de Trotsky en las difíciles condiciones impuestas para la Cuarta Internacional en la situación mundial creada tras 1945. En particular a partir de los años 50 el entrismo defendido por Ted Grant se diferenció del entrismo profundo defendido por dirigentes de la Cuarta Internacional como Michel Pablo: los revolucionarios deben trabajar, según Grant, dentro, fuera y alrededor de las organizaciones de masas porque los trabajadores comienzan a movilizarse a través de sus organizaciones de masas tradicionales y porque fuera del movimiento obrero no hay nada. Esta premisa le diferencia de todo el resto de grupos trotskistas que a escala mundial son considerados como degenerados en prácticas sectarias bajo la influencia de las ideas de la pequeña burguesía (guerrillerismo, nacionalismo de izquierda, énfasis en los estudiantes, el tercer mundo o el feminismo, etc.).

La Tendencia Militant se convirtió, aplicando las ideas de Ted Grant, y defendiendo un programa socialista en el seno del Partido Laborista, en una poderosa corriente del movimiento obrero británico. Tenía mucha influencia en numerosas agrupaciones del Partido, en los sindicatos y entre la juventud.

Esta situación amenazaba la política de la dirección, desde 1985 liderada por Neil Kinnock, partidario de moderar el discurso del Partido y abandonar cualquier referencia a sus principios marxistas. Entre 1983 y principios de los años 90 se dirigió una campaña de expulsiones de los dirigentes, militantes y simpatizantes de Militant, azuzada por el gobierno conservador de Margaret Thatcher y los grandes medios de comunicación. En 1983, Ted Grant, junto al resto de miembros del Comité de Redacción de Militant, fueron expulsados por el Partido Laborista, aunque con una fuerte oposición interna.

A finales de los 90, a pesar de las expulsiones, Militant conservaba intacta su influencia en el Partido Laborista, y la mayoría de sus posiciones parlamentarias, locales y sindicales. Dirigió la lucha contra el Poll Tax, que desembocaría en la dimisión de Thatcher como primer ministro en 1990.

En 1991-1992, la mayoría de la dirección de Militant propuso lanzar un partido independiente argumentando el giro a la derecha del laborismo y basándose en el potencial creado por la tendencia. Esta decisión se encontró con la firme oposición de Ted Grant, que junto a Alan Woods y una minoría de la tendencia defendió seguir trabajando en el Partido Laborista y los sindicatos. Tras el debate, la minoría, incluyendo al fundador de Militant, fue expulsada de la organización.

Ted Grant participó entonces en la fundación de Socialist Appeal en Gran Bretaña y de la Corriente Marxista Internacional, para seguir defendiendo la creación de una corriente que defendiese las ideas del marxismo en las organizaciones de la clase obrera. Durante los años 90 dedicó la mayor parte de su tiempo a la escritura, con obras como Razón y revolución (1995) o Rusia: De la revolución a la contrarrevolución (1998), publicadas en español por la Fundación Federico Engels, que también editó varios de sus textos breves en la colección Escritos de Ted Grant y dos volúmenes recopilatorios: Obras (Volumen I) e Historia del trotskismo británico (1930-1949), en 2006 y 2009 respectivamente.
Ted Grant falleció en Londres en julio de 2006, a los 93 años de edad.

ESCRITOS

No hay comentarios: