ZKA

ZKA

15 jul. 2015

Un acuerdo muy celebrado

De Francisco a Ban Ki-moon, de Putin a Cameron, de Assad a Hollande, los principales líderes del mundo elogiaron el acuerdo nuclear. En cambio, la derecha estadounidense se alineó con Israel y criticó el acercamiento con Teherán.

El mundo celebró el acuerdo entre las principales potencias e Irán, que limita su programa nuclear y normaliza las relaciones diplomáticas de Teherán. El papa Francisco festejó y calificó de positivo el acuerdo entre Irán y el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia, más Alemania) sobre el plan nuclear de la República Islámica. Así lo informó el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Federico Lombardi, en un comunicado en el que subraya la importancia de las negociaciones y advierte sobre la necesidad de continuar con el esfuerzo y el compromiso de todos para que el acuerdo dé sus frutos. Lombardi agregó además que espera que dichos frutos no se limiten sólo al ámbito del programa nuclear, sino que se extiendan a otros sectores. En esa línea, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ensalzó el “histórico acuerdo”, que consideró una prueba del valor del diálogo.

Con la excepción de Israel, algunas monarquías árabes como Arabia Saudí y la oposición republicana en Estados Unidos, la comunidad internacional acogió con alegría y alivio un acercamiento que demandó dos años de negociaciones tras más de una década de conflicto. El mandatario ruso, Vladimir Putin, fue uno de los primeros en mostrar su satisfacción ante un acuerdo que va a permitir al mundo “respirar con gran alivio”, porque ayudará a fortalecer la seguridad internacional y regional. “Rusia hará todo lo que de ella dependa para que los acuerdos de Viena se lleven a la práctica y ayuden a un régimen de no proliferación nuclear, la creación en Oriente de una zona libre de armas de exterminio masivo y de sus portadores, así como a movilizar una amplia coalición en la región para hacer frente a la amenaza terrorista”, aseguró el mandatario ruso. A su vez el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, explicó que el acuerdo permitiría levantar los obstáculos para constituir una “amplia coalición” contra el grupo jihadista Estado Islámico.

Para el presidente francés, François Hollande, el pacto es muy importante porque, más allá de que Teherán se compromete a reducir sus capacidades, habrá verificaciones internacionales y, si no cumple, se restablecerán las sanciones. Hollande consideró que ese compromiso, tras años de negociaciones, significa que el mundo avanza. Alemania y el Reino Unido también manifestaron su satisfacción por un pacto que elimina la amenaza de que Irán se haga con armamento nuclear, además de promover una mejor relación en la comunidad internacional.

“Después de una persistente diplomacia y duras sanciones, la comunidad internacional ha conseguido un acuerdo histórico con Irán, un acuerdo que garantiza nuestro objetivo fundamental de evitar que Irán desarrolle un arma nuclear y que contribuirá a hacer del mundo un lugar más seguro”, afirmó el primer ministro británico, David Cameron. “Hoy es un día histórico, un momento extraordinario, porque el acuerdo aporta más seguridad al mundo, a la región y especialmente a los vecinos de Irán”, dijo el titular de Exteriores alemán, FrankWalter Steinmeier. Mientras tanto la canciller alemana, Angela Merkel, describió el acuerdo como “un éxito importante de la diplomacia internacional”, al tiempo que urgió a “una aplicación rápida” del acuerdo.

El jefe del gobierno italiano, Matteo Renzi, se sumó al concierto mundial de elogios al esfuerzo diplomático de los países involucrados en la negociación. “Este acuerdo demuestra que la solución de las crisis mediante medios pacíficos es posible”, destacó.

Para el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el acuerdo es histórico. “Este acuerdo constituye un avance histórico que, una vez implementado en su totalidad, reforzar la seguridad internacional”, señaló. La satisfacción también estaba presente en Madrid, que preside el comité de sanciones contra Irán en Naciones Unidas y “velará por la correcta aplicación del acuerdo alcanzado”, según manifestaron autoridades españolas presentes en Viena durante la firma del acuerdo.

El presidente sirio, Bashar al Assad, celebró el acuerdo, que será un gran punto de inflexión en la historia de la República Islámica, la región y el mundo. Al Assad calificó el pacto de gran victoria y logro histórico de Teherán y opinó que supone un reconocimiento inequívoco de los países del mundo al pacifismo del programa nuclear de Irán, que garantiza la conservación de sus derechos nacionales.

El senador y aspirante presidencial norteamericano Lindsey Graham, halcón republicano y una de las principales voces del Legislativo en asuntos exteriores, aseguró que el acuerdo con Irán para limitar su programa nuclear es peligroso y equivale a una declaración de guerra contra Israel y los árabes sunnitas. Jeb Bush, ex gobernador de Florida y favorito para convertirse en candidato republicano a las presidenciales de 2016, consideró que las principales disposiciones sólo están vigentes entre 10 y 15 años, y aun así Irán podrá mantener su programa de enriquecimiento y desarrollar misiles intercontinentales.

No hay comentarios: