15 jun. 2017

El recorte a los comedores como castigo


Aunque la gobernación aseguró haber instado a todas las escuelas a brindar el servicio alimentario pese a la huelga de maestros, consejeros escolares y gremios docentes confirmaron a PáginaI12 que ya se suspendieron los pagos correspondientes a días de paro.


Los alumnos reciben desayuno, almuerzo y merienda en las escuelas.

Una comunicación del Consejo Escolar de Chivilcoy a los directivos de sus colegios encendió la alarma sobre la supuesta decisión del gobierno de la provincia de suspender el pago de los comedores escolares los días de paro docente. En la notificación, los consejeros escolares del distrito adelantaron que, debido a la huelga, la gobernación hoy no pagaría el presupuesto por alumno, por lo que las escuelas no recibirían alimentos. El Suteba salió a denunciarlo públicamente. Luego de varias horas en las que se multiplicaron las críticas, la gobernación difundió anoche un parte de prensa en el que aseguró que nunca tomó tal medida. “No sólo no hemos suspendido, sino que hemos instado a todos los consejos escolares bonaerenses a que se preste el Servicio Alimentario Escolar (SAE) aún durante los días de paro”, sostuvo la Dirección General de Cultura y Educación.

Los consejos escolares son los organismos que administran los fondos que Cultura y Educación y Desarrollo Social mandan a los distritos para los comedores. Hoy esos fondos son de 19 pesos por cada alumno que almuerza en el comedor, y de diez pesos por copa de leche. En su desmentida, la gobernación sugirió que la comunicación del Consejo Escolar de Chivilcoy no tenía sustento e incluso habló de documentos falsos.

“El gobierno de la provincia de Buenos Aires garantiza el servicio de comedores escolares (...) Esta comunicación es para dejar en claro que algunos documentos apócrifos que circulan por las redes y redacciones que pretenden mostrarse como oficiales, ya que tienen la rúbrica de personas que no tienen la representatividad institucional, es fruto de una operación deshonesta para confundir a la comunidad educativa” sostuvo el comunicado.

Sin embargo, la titular del Consejo Escolar de Chivilcoy, Leticia Berdugo, ratificó a PáginaI12 que la notificación existió y que, de hecho, la suspensión de los pagos en los días de huelga ya está ocurriendo. “A raíz de los días de conflicto en marzo, la Dirección General de Cultura y Educación y el Ministerio de Desarrollo Social no nos pagaron los días de paro. Por esto nos quedó una deuda con los proveedores. Nosotros tenemos que comprar la mercadería por anticipado. El 21 abril nos enteramos que de marzo solamente nos iban a pagar 19 días, nos mandaron el 89 por ciento del presupuesto. Acá, en Chivilcoy, estamos hablando de 8 mil niños que desayunan, toman una merienda y comen en la escuela. Más allá de que durante los paros no hubiera clases, los directores se acercan a abrir los colegios para que los chicos coman. En algunos casos, lo que se hace es entregarles una vianda. Entonces, en los contralores, una escuela puede figurar que estuvo cerrada por el paro, pero la comida siempre se da.”

La consejera aclaró que también durante la jornada de protesta de hoy las escuelas tendrán garantizados los alimentos, “pero si la provincia toma el mismo criterio que en marzo al día no lo va a pagar. Ocultarlo no sirve; estamos preocupados”.

Roberto Baradel, titular del Suteba, consideró “vergonzoso” que se recorten los fondos de los comedores en respuesta a las medidas gremiales. “Mienten cuando dicen que les interesan los chicos; es evidente que todo el dinero que el gobierno pueda utilizar en función de hacer campaña, lo va a utilizar; por eso recortaron el presupuesto en Educación del 28 al 25 por ciento”.

Silvia Almazán, también del Suteba, contó que en un muestreo que hicieron con varios consejos escolares les confirmaron que sufrieron los mismos descuentos. “La gobernación dice ahora que garantiza que los comedores funcionen; esto es en respuesta a que hicimos visible lo que viene pasando”, consideró. El gremio hizo el mes pasado una campaña de denuncias sobre los efectos de la desinversión educativa, que tomó como uno de sus temas a los comedores, mostrando fotos de la escasez de carne de los platos y, en general, de la baja calidad de los alimentos. Los docentes señalan que, con el aumento de la pobreza, las escuelas tienen más demanda en sus comedores. “Para dar a todos de comer, las escuelas deben apelar a estirar las viandas y reducir las raciones.”

No hay comentarios: