ZKA

ZKA

31 may. 2014

Economistas están preocupados porque alianza ruso-china debilite el dólar

El acercamiento económico entre China y Rusia podría socavar la condición del dólar como una divisa de reserva “en el contexto” de otros acontecimientos de importancia.

Así lo asegura James Rickards, gerente de cartera de inversiones del West Shore Group.

Después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, y el mandatario chino, Xi Jinping, ratificaran un contrato multimillonario sobre suministro a largo plazo de gas de Gazprom al territorio chino, muchos analistas del mercado se preguntan por la divisa en la que Pekín efectuará los pagos.

Algunos de ellos supusieron que los dos países ya pueden prescindir del dólar estadounidense, lanzando un cambio directo de yuan por rublo.

Mientras que Putin clasificó las condiciones financieras del contrato de gas, el segundo mayor banco de Rusia, el VTB, especializado en comercio exterior, llegó a un acuerdo con el Banco de China sobre las transferencias en las divisas nacionales.

“Por sí solos, estos dos pasos no significan el final del dólar como principal divisa de reserva global“, dijo el gerente en un comentario concedido a la cadena de televisión CNBC vía el correo electrónico.

Pero “al examinarlos en el contexto” de la frustración de Arabia Saudita por la ineficaz política de Estados Unidos respecto a Irán, la creciente demanda de oro en China y otros factores, Rickards llega a la conclusión que son “pasos significativos del dólar en esa dirección”.

Y es que en los sistemas globales como lo es el financiero, admite el experto, unas tendencias diminutas pueden transformarse en un colapso desastroso.

La condición del dólar como moneda de reserva permite a Washington endeudarse con enormes sumas y vivir por encima de sus posibilidades, recuerda el experto estadounidense.

“Un problema muy grande consiste en que EE.UU. da por hecho el papel del dólar como divisa de reserva, mientras que corre el riesgo de perder la confianza en la política monetaria (del Sistema de Reserva Federal) y la política del dólar barato del Departamento del Tesoro”, argumenta Rickards.

No hay comentarios: