26 may. 2014

Elecciones europeas: Ultraderechista FN de Le Pen gana en Francia

En el marco de las elecciones europeas, el ultraderechista Frente Nacional liderado por Marine Le Pen, sacó el 25% de los votos. Hubo aumento de partidos de derecha en Alemania, Italia y Grecia, entre otros. En total, tendrían 100 de los 700 diputados del Parlamento Europeo. En la imagen, una exultante Marie Le Pen.

Francia vivió este domingo su segundo seísmo político reeditando un “21 abril de 2002″ en versión europea y alzando al ultraderechista Frente Nacional como principal opción electoral por primera vez en su historia.

El euro-escepticismo se impuso ampliamente mientras los abstencionistas, en torno al 58% de los franceses, se convirtieron en el primer partido del país.

Las fuerzas políticas mayoritarias no consiguieron desmentir los pronósticos de las encuestas tras una campaña marcada por la atonía, el desinterés ciudadano pero sobre todo por la desconfianza generalizada respecto a la Unión Europea, la impopularidad del Ejecutivo y sus políticas de austeridad, y las profundas divisiones entre los conservadores de la Unión por un Movimiento Popular (UMP).

El eurófobo Frente Nacional que cuadriplica su resultado de 2009 resultó vencedor de estos comicios europeos con un 23-25% de los sufragios según las primeras estimaciones, consiguiendo una veintena de eurodiputados frente a los tres actuales.

Apuesta ganada para su líder, la ultraderechista Marine Le Pen que aspira a poder formar un grupo político de euroescépticos para dinamitar desde dentro la Unión Europea “tecnócrata” y “liberticida” para levantar una Europa “de patriotas” y “de naciones” y que se había fijado como objetivo llegar en cabeza y alzarse como “primer partido de Francia”.

Pese a una abstención algo inferior a lo previsto y a la registrada en 2009, la escasa participación (42%) perjudicó a los conservadores pero sobre todo al gobernante Partido Socialista (PS).

Tras el batacazo de las municipales, el presidente François Hollande encaja un nuevo revés que ni siquiera el popular Manuel Valls desde su nuevo púlpito de primer ministro y pese a su implicación en la campaña, ha podido frenar.

Relegado al tercer puesto, el PS (14-15%) no logró revalidar el mediocre resultado de 2009 (16,48%) ni evitar caer hasta el peor registro de los socialistas, el 14,49% obtenidos por Michel Rocard en 1994. Se trataba también del primer test electoral para Valls, que habló de “momento grave para Francia y Europa” y calificó el triunfo del FN de “seísmo dirigido a todos los responsables políticos” aunque ya ha advertido que pese a los malos datos “no habrá cambio de Gobierno” ni modificación “de la línea económica” del Ejecutivo.

La victoria de Le Pen supone una resdistribución del mapa político galo pues el FN se instala a la derecha de la UMP y en competencia directa con el partido del expresidente Nicolas Sarkozy, incapaz durante esta gris campaña electoral de mantener una postura unánime sobre su modelo de Unión Europea.

Tras su avance en las recientes elecciones municipales, y el 18% obtenido en las presidenciales de 2012, Marine Le Pen confirma así su estrategia: torpedear a una UMP sumida en una insoluble crisis de liderazgo y sin una línea política clara, para erigirse como fuerza clave de la oposición los socialista.

El éxito de ayer permite pronosticar futuros triunfos en las regionales de 2015 y, más allá, las presidenciales y legislativas de 2017.

En España

El PP se impone en Europa con 16 eurodiputados; el PSOE se queda con 14.

Sin embargo, ha habido un voto de castigo a PP y PSOE, que pierden cinco millones de apoyos. Pese a ello, el PP ha ganado las elecciones europeas en España con 16 escaños, según ha anunciado el Ministerio del Interior, con el 97,95% del voto escrutado.

El partido de Mariano Rajoy pierde ocho escaños, mientras que el PSOE se deja siete respecto a los comicios de 2009 (logra 14). Los minoritarios han dado la sorpresa: Izquierda Plural ha conseguido seis escaños y Podemos se estrena con cinco.

La participación en España en las elecciones al Parlamento Europeo ha sido del 45,58%, 0,68 puntos superior a la registrada en 2009, cuando la cifra final de participación en el conjunto de España fue del 44,9% del censo, según ha anunciado el Ministerio del Interior.

El índice supera al registrado en el conjunto de la Unión Europea, que fue del 43,11%, según la estimación dada a conocer por la cámara comunitaria y que supone un leve crecimiento a la de los últimos comicios (43%). De este modo, se rompe la tendencia a la baja, que ha sido una constante durante los últimos 20 años.

Es especialmente notable el dato de la participación en Cataluña , que ha sido del 47,44%, lo que supone diez puntos más que en los comicios de 2009, cuando fue del 36,94%.

Otros resultados

En Alemania, el antieuropeo Alternative für Deutschland sacaría siete escaños y el filonazi NPD uno. Aunque la CDU de Merkel seguiría siendo el partido con más peso, con 37 eurodiputados. En Austria, el grupo antieuropeo FPÖ doblaría su tamaño, mientras el Jobbik húngaro lograría el 15%. En Grecia, la izquierda de Syriza es el más votado y los ultraderechistas de Amanecer Dorado serían tercero.

En el marco de las elecciones europeas, unos 400 millones de electores de 21 países debían elegir a 751 diputados para los próximos cinco años. Por primera vez en la historia del Parlamento, cuyos miembros se eligen por sufragio universal desde 1979, los partidos antieuropeos y de ultraderecha podrían sumar unos 100 escaños.

No hay comentarios: