2 jun. 2014

El rey Juan Carlos de España abdicó al trono

Sectores de izquierda solicitaron una consulta popular para decidir la continuidad del sistema de monarquía parlamentaria.

Luego de 39 años de reinado, el monarca decidió abdicar en su hijo, el príncipe Felipe, quien se convertirá en Felipe VI, abriendo un capítulo sin precedentes en la España democrática. En un mensaje grabado, Juan Carlos consideró que "merece pasar a la primera línea una generación más joven decidida a emprender con determinación las transformaciones y reformas para la coyuntura actual". La abdicación aún no está regulada en España, por lo que el Parlamento tendrá que aprobar una norma que lo permita.

A primera hora de la mañana, fue el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien anunciaba en una declaración institucional sobre la renuncia al trono. Unas horas después, el propio Juan Carlos de Borbón dirigió un mensaje a los españoles en el que justificó su decisión de abdicar en el objetivo de "abrir una nueva etapa de esperanza en la que se combinen la experiencia adquirida y el impulso de una nueva generación".

El monarca aseguró que el pasado mes de enero, cuando cumplió 76 años, empezó a preparar su renuncia y ahora, casi cinco meses después y superados sus problemas físicos, aplicó esa idea, que trasladó al Gobierno para que se pongan en marcha los mecanismos de sucesión.

Está previsto que mañana se reúna el Consejo de Ministros, con carácter extraordinario, para enviar a las dos Cámaras del Parlamento la renuncia del rey y el proceso de sucesión, que tendrá lugar mediante una ley orgánica, para lo que hace falta una amplia mayoría parlamentaria.

Cuando esa ley orgánica quede publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) se activará el mecanismo constitucional de sucesión de la Corona y el príncipe Felipe será proclamado Rey ante las Cortes Generales reunidas en el Congreso. Eso ocurrirá previsiblemente en las próximas semanas de junio y el príncipe se convertirá en el rey Felipe VI de España. Juan Carlos I llegó al trono el 22 de noviembre de 1975 y su hijo, Felipe de Borbón, se convirtió en príncipe de Asturias, título del heredero de la Corona española, en enero de 1977.

Según aseguró Rajoy en su discurso institucional, el monarca le comunicó su convicción de que el actual es el mejor momento para que pueda producirse con toda normalidad el cambio en la Jefatura del Estado y la transmisión de la Corona. El presidente del Gobierno recordó el papel de Juan Carlos I en la transición democrática y dijo que "ha sido un defensor infatigable" de los intereses de España y deja "una impagable deuda de gratitud" a todos los españoles, informó la agencia de noticias EFE.

La renuncia del rey tuvo un amplio eco en la prensa internacional, que coincide en destacar su figura histórica, sus problemas de salud en los últimos años con varias intervenciones quirúrgicas y también los escándalos que rodearon a la monarquía española. Entre ellos, la investigación por corrupción del yerno del rey y la posible imputación en la causa de su hija.

El anuncio de la abdicación se convirtió en el tema del día en los medios de comunicación y en las redes sociales, con comentarios de todo tipo y con peticiones de un referendo sobre la continuidad de la monarquía. Izquierda Unida y otros partidos y sectores de izquierda solicitaron una consulta popular para pronunciarse sobre el modelo de jefatura del Estado, que desde la reforma constitucional del 6 de diciembre de 1978 es una monarquía parlamentaria.

La carta de abdicación del Rey

En apenas cuatro líneas Juan Carlos de Borbón le comunicó al presidente del gobierno, Mariano Rajoy, su decisión de abdicar en favor de su único hijo varón tras 39 años al frente de la Corona.



No hay comentarios: