ZKA

ZKA

3 ago. 2014

Más de 7 millones de niños mexicanos beneficiados con tecnología cubana para la Salud

Aramís Sánchez Gutiérrez, subdirector del Centro de Inmunoensayo (CIE), de La Habana

Uno de cada mil recién nacidos aparentemente normales tienen en forma latente una enfermedad de consecuencias graves e irreversibles, que se manifestarán semanas o meses después del nacimiento. La ciencia médica ha identificado hasta 500 variedades de estas afecciones crónicas y degenerativas, que podrían diagnosticarse en los primeros momentos de la vida con la realización del tamiz neonatal o “prueba de la tranquilidad”, aquella que se practica a unas gotas de sangre extraída del talón del bebé para descartarlo como portador de una enfermedad “rara”.

En países como México es una práctica clínica rutinaria el llamado tamiz neonatal básico  -la detección del hipotiroidismo congénito (deficiencia de la glándula tiroides que produce retraso mental); la fenilcetonuria (incapacidad para procesar un aminoácido), y otras tres enfermedades graves-. Pero lo que pocos conocen es que detrás de este pesquisaje está la tecnología y la experiencia cubanas.

Aramís Sánchez Gutiérrez, subdirector del Centro de Inmunoensayo (CIE), de La Habana, confirmó que “México es uno de los países de mayor volumen de intercambio comercial para la tecnología SUMA producida en Cuba, y los resultados prueban el impacto beneficioso que ha tenido en la población de ese país”.

Según las estadísticas oficiales, cada año nacen en México unos 2 millones de neonatos; de estos, medio millón corre el riesgo de padecer alguna discapacidad al nacer o de vivir con secuelas, y de 100 mil a 200 mil padecen alguna malformación congénita.

En 14 años de relaciones comerciales de la empresa cubana Tecnosuma Internacional S.A con México, el equipamiento y los kits de diagnósticos aportados por la Isla han permitido el pesquisaje de más de siete millones de niños mexicanos y se han diagnosticado y confirmado precozmente unos 3120 casos de las enfermedades, que garantizaron la identificación, el diagnóstico y el tratamiento específico de los bebés.

“Esto ha permitido brindarle a  los niños una mejor calidad de vida, desarrollo neurocognitivo normal y en muchos casos salvarles la vida”, asegura Sánchez, master en Ciencias y bioquímico de profesión.

En territorio mexicano, existen 102 laboratorios que disponen de este equipamiento cubano para detectar enfermedades congénitas en el neonato, de los cuales 61 pertenecen al Instituto Mexicano del Seguro Social (37 del régimen Ordinario y 24 de IMSS-Oportunidades) y 24 al Instituto de Seguridad  Servicios Sociales de los trabajadores del Estado (ISSSTE).

Cuba, además, se ocupa de entrenar al personal y ofrecer asistencia técnica inmediata. “Permanentemente los acompañamos, lo que le da mucha fortaleza al personal de salud local frente a otras casas comerciales que venden equipos y reactivos, y luego se desentienden del uso cotidiano”, confirma el especialista.

La tecnología SUMA (Sistema Ultramicro Analítico) es producida por el Centro de Inmunoensayo, con sede en La Habana y una de las instituciones que integra al grupo empresarial BioCubaFarma, al cual pertenecen los principales centros de investigación y producción científica del país en le área de la biotecnología. Se comercializa en la Isla y en el resto del mundo a través de Tecnosuma y sus representaciones. México fue el segundo país, después de Brasil, que equipó laboratorios con los instrumentos y la experiencia cubana.

De acuerdo con Sánchez, Tecnosuma está negociando en estos momentos con la autoridades sanitarias mexicanas para ampliar sus servicios en la nación. La propuesta incluye, entre otros instrumentos, los 33 kits para el diagnóstico de 19 enfermedades que se producen en el Centro de Inmunoensayo, entre los que se encuentran aquellos para el diagnóstico del VIH, la Hepatitis B y C, Dengue, Enfermedad de Chagas y la Lepra, además del control del cáncer (próstata, colon-rectal y cervicouterino) y de la diabetes.

La Isla garantiza los glucómetros y tiras reactivas para sus pacientes diabéticos, y tiene capacidad para aumentar considerablemente su producción, con una nueva planta inaugurada recientemente con transferencia de tecnología china. Esto podría ser de gran ayuda a los servicios sociales de Salud en México, donde la diabetes mellitus es la principal causa de muerte en el país, debido a la presencia de altos indicadores de riesgo. El sobrepeso y la obesidad afecta al 70% de la población mexicana de 20 años o más, una de las tasas más altas del mundo.

Mientras, para Cuba supone la posibilidad de revertir los ingresos en los servicios sociales, fundamentalmente en la Salud, que tiene cobertura universal y una fuerte subvención estatal. Resulta, también, una fuente vital de divisas para el país caribeño, que padece un férreo bloqueo económico y financiero de Estados Unidos.

La exportación de medicamentos y equipos médicos, sobre todo vacunas, es –después del níquel- el segundo renglón de exportación de bienes de la Isla, con un ingreso estimado al cierre de este año de 8 200 millones de dólares.

No hay comentarios: