26 ago. 2014

Michael Brown es velado en medio de clamores de justicia (+ Fotos)

Una gran multitud se reunió en el Temple Missionary Baptist Church en este día soleado para las exequias del joven de 18 años de edad al que llamaban “Mike Mike”, cuya muerte a manos de un agente de policía ha provocado enormes protestas en la pequeña ciudad de Ferguson en las últimas dos semanas.

Michael Brown, afroamericano y desarmado, fue baleado por el oficial de policía Darren Wilson, de 28 años, el 9 de agosto. Las protestas que siguieron han puesto de relieve la violencia policial, la militarización de la policía local y el perfil racial. Las peticiones de justicia para Brown se han convertido en un movimiento más amplio en el área metropolitana de San Luis –y en todo el país– para mejorar las relaciones entre la policía y las comunidades a las que se supone deben proteger.

El padre del joven, Michael Brown (padre), pidió a los manifestantes hacer una pausa en las manifestaciones este lunes, solicitando en cambio un “día de silencio”, ya que su familia lo despediría en funeral. El reverendo Al Sharpton, quien ha estado ayudando a la familia de Brown, también pidió un día de paz.

“No queremos que mañana suceda nada que pueda contaminar el nombre de Michael Brown”, dijo Sharpton el domingo. “Mañana no se trata de nuestra rabia sino del legado y la memoria de un hijo.”

Dentro de la iglesia el lunes, el púlpito estaba flanqueado por arreglos florales y fotografías de Brown. Casi todos los dolientes en el servicio eran afroamericanos, y había al menos 600 miembros de la extensa familia de Brown. Asistieron también Sharpton, el cineasta Spike Lee, el reverendo Jesse Jackson, funcionarios de la Casa Blanca y una gran cantidad de políticos locales. El santuario estaba lleno, y la gente –tanto los dolientes como los medios de comunicación– se distribuyó en salas adicionales.

Debra Lusain –una enfermera que atendió el servicio “en memoria de Michael Brown” y otros, como Trayvon Martin– dijo que cuando sus hermanos eran pequeños, estaban “constantemente hostigados” por la policía.

“Creo que es un poco excesivo. Se supone que sean profesionales”, dijo Lusain.

El Pastor Timoteo Haynes de la Iglesia Bautista Outta Love se hizo eco de ese sentimiento, diciendo que llegó a la funeraria para mostrar su apoyo a lo que se necesita en la comunidad.” Haynes dijo que “la policía debería someterse a las mismas normas” que deben seguir los ciudadanos comunes.

Justo después de las 11:30 horas, después de los recuerdos comentados por varios miembros de la familia y la lectura del Salmo 27 (“El Señor es mi luz y mi salvación – ¿a quién temeré?”) – Charles Ewing, tío abuelo de Brown y pastor en la cercana Jennings, tomó el púlpito.

“Lo llamábamos el gigante amable. Le llamábamos Big Mike. Le llamamos Mike Mike”, dijo Ewing. “La sangre de Michael Brown está llorando desde el suelo, clamando por venganza, clamando por justicia.”

Ewing hizo referencia a Trayvon Martin, a las víctimas del tiroteo de la escuela primaria de Sandy Hook, las de Columbine High School…

“iHay un grito que se hace desde la tierra!” , dijo.

El Fiscal Benjamin Crump, quien está trabajando en nombre de la familia de Brown, aseguró a la multitud que había que seguir luchando por la justicia.

El gobernador Jay Nixon tenía previsto asistir al funeral, pero emitió un comunicado el lunes por la mañana diciendo que no lo haría, “por respeto a la familia, que merece tiempo para centrarse en recordar a Michael y el duelo de su pérdida.”

 


No hay comentarios: