12 ago. 2014

“Monstruoso” que EEUU utilice programa contra VIH para cambio de régimen en Cuba

Utilizar la epidemia de VIH/SIDA como pretexto para espiar e intervenir políticamente en un país es monstruoso, denunció una alta funcionaria del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de Cuba, a propósito de un programa encubierto del gobierno de los EEUU que utilizó como pretexto la prevención del flagelo para incitar una rebelión en la Isla.

The Associated Press reveló esta semana detalles de un proyecto de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que empleó a jóvenes de Costa Rica, Perú y Venezuela para viajar a la Isla y obtener información de inteligencia a través de talleres contra el VIH.

A un costo millonario, el programa de la USAID funcionó desde octubre de 2009 hasta el 2011, a partir de un contrato con la firma Creative Associates International, una compañía basada en Washington. De acuerdo con otra investigación de AP, esa misma empresa desarrolló el “Twitter cubano”, una red de mensajes de texto conocido como ZunZuneo, destinada también a la subversión política.

María Isela Lantero Abreu, jefa del Departamento de infecciones de transmisión sexual y VIH/Sida del MINSAP, lamentó este tipo de hechos que pone en riesgo la credibilidad de los proyectos de intercambio de salud de Estados Unidos, con Cuba y con el resto del mundo.

“Evidencia el grado de deshumanización de los programas políticos de cambio de régimen del gobierno (de EEUU), a diferencia de la actitud de ciudadanos e instituciones de ese país que de buena fe han ayudado por años a Cuba para prevenir la epidemia”, dijo.

Recordó que “no pocos de los primeros contagiados por el VIH, causante del SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida),  se trataron con medicamentos que donaron ONGs y ciudadanos estadounidenses, cuando Cuba aún no producía sus antirretrovirales, y gracias a ellos algunas de esas personas siguen hoy vivas.”

Con ayuda internacional, como el Instituto Humanista de Cooperación al Desarrollo de Holanda (Hivos) y Médicos sin fronteras, el sistema sanitario cubano “no solo se esfuerza en prevenir la infección, sino mejorar la calidad de vida de las personas seropositivas de forma tal que no desarrollen la enfermedad o mueran. El proyecto de la USAID es una ofensa para las personas e instituciones que cooperan noblemente para mejorar nuestra salud”, aseguró.

“Lo paradójico –añadió la funcionaria- es que se utilice como excusa la prevención de la epidemia para cambiar al gobierno del país que tiene una de las tasas más bajas de la región, menor incluso que la de Estados Unidos y Canadá.”

Cuba invierte más de 100 millones de dólares al año en programas de promoción, prevención y también en la aplicación de los llamados “cócteles” retrovirales, que han permitido que más del 90 por ciento de los portadores del VIH cubanos haya sobrevivido.

El aumento de las pesquisas, la divulgación de mensajes contra las enfermedades sexuales en general por radio y televisión, y la activación de líneas telefónicas “discretas” son algunos de los recursos para mantener a raya la expansión del virus.

Aún cuando cada año en la Isla se diagnostican nuevos casos, la epidemia mantiene una baja prevalencia en  la población cubana, con una tasa del 0,2 por ciento (en América Latina es del 0,4 por ciento y el Caribe, 0,9 por ciento).  En Estados Unidos y Canadá la tasa es de 0,6%.

Entre jóvenes de 15 a 19 años, Cuba tiene el índice más bajo de las Américas,  0,02 por ciento y, según Lantero, la nación está optando para ser certificada como el primer país de la región que ha eliminado la transmisión por vía genética de la sífilis y del VIH.

“Esto es posible porque llevamos más de 20 años en la prevención de este flagelo y conocemos palmo a palmo a nuestra población. ¿Qué derecho tiene EEUU para manipular una campaña de salud en un tema tan sensible y privado para cualquier persona?”, concluyó.

No hay comentarios: