8 sept. 2014

Occidente, y no Putin, provocó la crisis ucraniana

La crisis ucraniana no se debe al deseo del presidente Vladímir Putin de expandir las fronteras de Rusia, sino a la ambición de políticos occidentales de incorporar Ucrania a la Unión Europea y la OTAN, según el periodista Christopher Booker.

El columnista de ‘The Daily Telegraph’ escribe que las acciones de Moscú que Occidente califica como “inaceptables” -teniendo en cuenta la reunificación de Crimea con Rusia-, fueron previsibles y provocadas por las “ilusiones vanagloriosas” de los líderes occidentales.

Booker señaló que el problema no consiste en que los líderes occidentales no saben qué hacer con Putin y la horrible guerra en Ucrania, sino en que “Occidente ha estado equivocado sobre esta crisis desde que estalló a principios de este año”.

“No había existido nunca alguna posibilidad de que Putin o la población rusoparlante del este de Ucrania y Crimea aceptaran bien que el país que es la cuna de la identidad rusa resultara bajo el control del bloque occidental”, resaltó el autor.

Agregó que Rusia estaría aún menos feliz viendo sus pocos puertos en aguas calientes ser entregados a una alianza militar que fue establecida para hacer frente a Rusia en primer lugar.

“Cuando el 96% de los votantes democráticamente apoyaron la incorporación a Rusia, esto no se debía a que Putin intentó anexar el territorio, tal y como lo describen los políticos occidentales. Esto se debía a que aquellos que hablan el ruso como primer idioma querían reincorporarse al país al que Crimea había pertenecido durante dos siglos”, escribió Booker.

Poco antes -sostuvo- el Gobierno ucraniano democráticamente elegido fue derrocado por una pandilla de manifestantes en las calles de Kiev, “muchos de los cuales fueron pagados por Bruselas para que gritaran ‘¡Europa! ¡Europa!’ a la baronesa [Catherine] Ashton (jefa de la diplomacia europea), cuando esta estaba llamando a la firma de un acuerdo de asociación”, uno de los penúltimos pasos a la incorporación de Ucrania a la UE.

Los líderes de la OTAN, quienes se reunieron en Gales la semana pasada, saben lo poco que pueden emprender en esta situación.

“Han enviado sus grupos de combate para que marchen en Polonia, pero saben que no se atreverán a tomar medidas decisivas”, escribió Booker.

No hay comentarios: