6 jul. 2015

Sociedad norteamericana espera por el Congreso para viajar a Cuba

El anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos centró aún más las miradas en la sociedad norteamericana sobre el Congreso, al que corresponde levantar un bloqueo a la isla devenido obstáculo principal para vínculos normales y que impide a los estadounidenses viajar libremente a la mayor de las Antillas.

Ambos países oficializaron el 1 de julio la reanudación de nexos diplomáticos -rotos por Washington en 1961- y fijaron el 20 de julio como fecha para la reapertura de embajadas, mediante el intercambio de cartas por los presidentes Raúl Castro y Barack Obama, a través de las secciones de intereses en La Habana y esta capital.

El mandatario estadounidense realizó, además, una alocución desde la Casa Blanca, en la cual reiteró su pedido al Congreso de poner fin al cerco económico, comercial y financiero vigente por más de medio siglo, pese al rechazo mayoritario hacia lo interno y una condena mundial casi unánime.

“Me gustaría solicitarle al Congreso que escuche al pueblo cubano, que escuche al pueblo estadounidense (…)”, señaló en su discurso.

De acuerdo con el gobernante, la nación norteña no tiene que ser prisionera del pasado, lo que debe traducirse en que sus legisladores levanten las sanciones y permitan los viajes a la mayor isla caribeña y el comercio con la misma.

“Ya hemos visto que miembros de ambos partidos han comenzado este trabajo. Al fin y al cabo, ¿por qué se iba a oponer Washington a la voluntad de su propio pueblo?”, subrayó.

Con la firma en marzo de 1996, por el entonces presidente William Clinton, de la Ley Helms-Burton quedó codificado en ley el bloqueo contra Cuba y el entramado de órdenes ejecutivas que lo sustentan.

El anuncio del restablecimiento de lazos impulsó aquí los llamados al Congreso, donde la punta de lanza de la cruzada contra la isla la personifican representantes y senadores cubano-americanos, como Ileana Ros-Lehtinen, Robert Menéndez, Marco Rubio y Ted Cruz, los dos últimos aspirantes a la Casa Blanca en la contienda electoral de 2016.

“Debemos hablar con el Congreso para levantar el embargo, no será fácil, pero tenemos que hacerlo”, afirmó en entrevista con Prensa Latina el exjefe de la Sección de Intereses estadounidense en Cuba Wayne Smith (1979-1982), poco después de conocerse la noticia.

Según el otrora diplomático, no podrá hablarse de lazos normales entre ambas naciones, “porque queda el embargo”.

Los republicanos controlan la Cámara de Representantes y el Senado, por lo que parecen empeñados en utilizar el tema Cuba en su pulso político con Obama.

Al respecto, el líder de la recién oficializada coalición Engage Cuba, James Williams, instó al Poder Legislativo a trabajar para que llegue el día en el cual los norteamericanos y las empresas de este país puedan viajar y comerciar libremente con la isla.

Aplaudimos el importante paso del restablecimiento de relaciones bilaterales, y urgimos al Congreso a actuar en función del acercamiento a uno de nuestros vecinos más cercanos, dijo en un comunicado.

Williams insistió en la necesidad de que sus compatriotas puedan decidir a dónde viajar -tienen prohibido hacerlo a Cuba por el bloqueo- y las compañías estadounidenses estén en condiciones de competir con el resto del mundo por el mercado del país.

Una amplia mayoría del pueblo norteamericano, y el 97 por ciento del cubano, respaldan la reanudación de vínculos, por lo que hoy es un gran día de cara a un futuro brillante para las dos naciones, advirtió el presidente de Engage Cuba, coalición lanzada oficialmente el pasado mes para promover desde la sociedad estadounidense una postura en el Congreso favorable al acercamiento.

El presidente de Engage Cuba dialogó con Prensa Latina en mayo pasado, durante el cuarto encuentro entre las delegaciones encargadas de impulsar el proceso para restablecer los lazos diplomáticos.

Entonces, afirmó que en la nación norteña existen pocas voces obstinadas opuestas al cambio de escenario respecto a Cuba, con la que abogó por estrechar los nexos comerciales.

No hay comentarios: