29 ago. 2015

Entre esta tipa y yo hay algo personal

Cuando las Madres marchaban a la Plaza de Mayo y denunciaban las desapariciones, Mirtha Legrand decía desde su programa de televisión que todo se trataba de una campaña anti-Argentina. Veinte años después, en tiempos de políticas de ajuste, cuando los gobernantes les bajaban los salarios a los jubilados y docentes, "la señora" los felicitaba por su valentía.

Cuando luchábamos por la sanción del matrimonio igualitario, ella decía que los gays podían violar a sus hijos.

Cuando en todo el país salimos a la calle a gritar "Ni una menos", muy segura interrogaba a una mujer sentada a su mesa "¿Pero vos qué le hiciste para que te pegue?"

Cuando el pueblo lloraba a Néstor, sin siquiera compasión ante el dolor, se preguntaba si el cajón estaba vacío. Cuando el gobierno no le gusta, la señora de los almuerzos habla de zurdaje o de dictadura. O de nazismo. De acuerdo al viento que sople más fuerte ese día.

Parafraseo el poema que erróneamente se suele atribuir a Bertolt Brecht (cuando en realidad fue parte de un sermón que el pastor protestante Martin Niemoeller dio en al fin de la Segunda Guerra, en 1946), que dice: "Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista…. Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista…Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío". A cambio del inexorable "cuando finalmente vinieron por mí, no había nadie más que pudiera protestar", respondo que cuando "las Mirtha Legrand" vienen por nuestros derechos, somos muchos los que los defendemos porque somos muchos los que luchamos por conquistarlos. Por eso es que comparto mi profunda falta de respeto para esta mujer que tanto mal nos hizo a los argentinos y celebro vivir en democracia, en un país cada vez más inclusivo y solidario. Un país donde el “deber ser”, que esta clase de personas cómplices de la opresión pregonaban y defendían, ya no tiene lugar, ni cabida.

No hay comentarios: