ZKA

ZKA

2 ene. 2016

“Creen que van a cerrarnos la boca”

Las integrantes de la Asociación de Madres de Plaza de Mayo que encabeza Hebe de Bonafini hicieron la denuncia policial.

El miércoles por la noche intentaron ingresar al estudio de la radio de las Madres. Desconocidos patearon la puerta, tiraron huevos y golpearon al operador. Además recibieron amenazas de muerte anónimas en los últimos veinte días.

“Quieren cerrar la radio, la universidad y todo lo que construimos las Madres, porque creen que así van a cerrarnos la boca. Pero nosotras seguimos adelante”, afirmó en diálogo con Página/12 la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, luego del ataque que sufrió la emisora de la asociación, la AM 530 Radio Madre, en la noche del miércoles pasado. La agresión, según pudo saber este diario, la encabezó un grupo de cuatro personas que cerca de las diez de la noche del miércoles intentaron ingresar al estudio de la radio, patearon la puerta, tiraron huevos y golpearon al operador, quien se encontraba de guardia. Las Madres relacionaron el hecho con las amenazas de muerte anónimas que vienen recibiendo en los últimos veinte días, y al concluir la tradicional ronda en la plaza del último jueves, presentaron una denuncia ante la comisaría sexta.

Desde Madres relacionaron el ataque con “el ánimo de revancha contra las políticas de derechos humanos de los últimos doce años” y aseguraron que los agravios y las amenazas comenzaron a ganar intensidad luego del triunfo de Cambiemos. Incluso, afirman que durante el ataque los agresores gritaban “Macri presidente”. “Nosotras dijimos desde el primer momento que Macri es nuestro enemigo”, sugirió Bonafini como explicación al porqué de las agresiones, al tiempo que recordó que, durante la asunción del presidente, el jueves 10 de diciembre, varios manifestantes agredieron verbalmente a las Madres que habían decidido no suspender la ronda. El jueves, en la última ronda del año, Hebe se refirió al ataque y lo calificó como “una respuesta desde el odio de clase a todo lo que hacemos”.

La denuncia que las Madres presentaron en la comisaría sexta de la capital incluye también los llamados que reciben varias Madres en los teléfonos de sus casas y en la propia asociación. Según contaron, las protagonistas de los llamados son un grupo de mujeres de Vicente López, que se identifican como las esposas de “importantes abogados”. “Dicen que me van a degollar, que se va a acabar el curro de los derechos humanos y todas esas cosas que siempre dicen los fachos”, contó Bonafini.

En paralelo a la denuncia de los hechos, las Madres exigieron custodia para la sede de la radio, que se encuentra a pocos metros de la universidad, donde funcionan también una librería, un bar y un auditorio donde realizan conferencias de prensa y charlas. De hecho, el operador de la radio fue agredido mientras salía del estudio rumbo a la universidad para buscar auxilio. “Resulta extraño que durante el ataque del miércoles no haya actuado ningún efectivo de seguridad –aseguró Bonafini–. La radio está muy cerca del departamento central de la Federal, en una esquina enorme, da mucha bronca que un miércoles a la noche nadie haga nada, que los hayan dejado golpear la puerta como lo hicieron”.

El cantautor Víctor Heredia fue el encargado de dar la noticia. “Queridos amigos: jamás hubiera pensado que tendría que dar esta información. Acaba de llamarme Hebe para contarme que un grupo de violentos intentó entrar a la fuerza a la radio de las madres”, escribió en su cuenta de Facebook. “Tengo el corazón destrozado, porque la democracia no debe permitir estos hechos que creímos sepultados en el pasado”, dijo.

“Resulta significativo que el ataque se haya enfocado en la radio de las Madres, todo un símbolo de la resistencia comunicacional ante los monopolios”, afirmaron las autoridades de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), que repudiaron el ataque a través de un comunicado que relaciona los hechos con la editorial del diario La Nación “que exhortaba a garantizar la impunidad de los genocidas” y con “los atropellos al sistema democrático sobre la ley de medios” del nuevo gobierno. La UNLP situó los hechos “en clave de venganza” y responsabilizó al nuevo gobierno, cuyo triunfo en las últimas elecciones “abrió un nuevo horizonte de posibilidades para este tipo de atropellos”.

Por su parte, Comunicadores de Argentina (Comuna) afirmó que la agresión “no puede ser desligado de otros acaecidos desde el triunfo de la fuerza ahora gobernante”, entre los que destacó el ataque cibernético a este diario y las amenazas sobre periodistas y comunicadores “por el simple hecho de difundir informaciones y opiniones que no son del gusto del nuevo gobierno”.

“Quieren llevar miedo a las organizaciones populares con acciones violentas que recuerdan las épocas de la dictadura”, aseguraron desde el gremio docente Ctera. “Pero las políticas de derechos humanos implementadas desde el 2003 no se detendrán con estos actos cobardes”, agregaron.

No hay comentarios: