ZKA

ZKA

18 feb. 2013

El mutado PCF retira la hoz y el martillo




Un resultado inevitable… El Partido Comunista Francés en su 36o Congreso, que clausuró el domingo en París, renunció también a la hoz y el martillo.

El abandono de la hoz y el martillo por el Partido Comunista Francés no se ha producido en un momento aleatorio, sino en un momento en que en muchos países de la Unión Europea las autoridades prohíben los símbolos comunistas, cuando la Unión Europea está tratando de equiparar de una manera antihistórica el comunismo con el fascismo, en este momento el partido que preside el Partido de la Izquierda Europea (PIE) decide renunciar voluntariamente la hoz y el martillo. El 12 de febrero en un comentario sobre este asunto en el periódico Rizospastis, el órgano del Comité Central del KKE, se destaca que:

“El Partido Comunista Francés ha abandonado desde hace tiempo el marxismo-leninismo y los principios revolucionarios de los Partidos Comunistas, mientras que desde su posición como cabeza del Partido de la Izquierda Europea desempeña un papel principal en la propagación del oportunismo, con el objetivo de mutar los partidos comunistas en Europa.

El Secretario General del Partido Comunista Francés y presidente del Partido de la Izquierda Europea (PIE), P.Laurent, ha demostrado en todos los sentidos el objetivo del Congreso, con sus declaraciones en el canal de televisión LCI, cuando le preguntaron sobre los nuevos carnés del partido en los que la hoz y el martillo han sido sustituidos por la “estrella” del PIE: “es un símbolo que ha existido, que se sigue utilizando aquí y allá en las manifestaciones. Pero no refleja lo que somos hoy. Yo hablo de un comunismo de nueva generación”…

De hecho, después de las reacciones que han provocado sus declaraciones en algunos delegados, así como la sustitución de la hoz y del martillo, Laurent ha presentado el carné de miembro de 1944 del entonces Partido Comunista Francés ilegal, diciendo con sarcasmo que ni siquiera en éste había la hoz y el martillo.

Más allá de la vulgaridad y la degeneración de la dirección del Partido Comunista Francés oportunista, que es una provocación para los comunistas revolucionarios en todo el mundo, lo esencial es que la sustitución por el partido francés del símbolo histórico de los partidos comunistas es la culminación de un camino que ha seguido desde hace décadas. De manera metódica y estable, ha abandonado al marxismo-leninismo, los principios de establecimiento y de funcionamiento de un partido comunista revolucionario y, lo más importante, ha convertido la gestión del capitalismo, la política de alianzas sin principios, la participación en gobiernos burgueses en su estrategia, abandonando la meta del derrocamiento de la barbarie capitalista, criminalizando la lucha por el socialismo. Cabe destacar que desde hace tiempo, en el Partido Comunista Francés operan tendencias y plataformas en el nombre del pluralismo y de la democracia… es decir, no tiene ninguna relación con un Partido Comunista, mientras continua la tradición del eurocomunismo.

El Partido Comunista Francés ha traicionado irrevocablemente a la clase obrera y los sectores populares en Francia. Ha participado en dos ocasiones en un gobierno con los socialdemócratas, contribuyendo al ataque contra el pueblo francés, mientras que sistemáticamente, desde entonces, ha prestado ayuda valiosa a la socialdemocracia, llamando a los trabajadores a apoyar a las fuerzas que les están cavando la fosa. Frente a la crisis, el Partido Comunista Francés busca el “desarrollo”, ocultando que este se llevará a cabo en condiciones literalmente de desmantelamiento de los derechos laborales, de un infierno verdadero para la clase obrera.

Sin embargo, la clase obrera en todos los países puede determinar su futuro, puede aprovechar la riqueza que produce, y no vivir en condiciones que remiten a siglos pasados. Pero el Partido Comunista, como vanguardia de la clase obrera, debe tener una estrategia de derrocamiento del capitalismo por el socialismo. Debe tener un plan para concentrar y preparar a las fuerzas para este objetivo. En fin, debe preparar a la propia clase obrera y sus aliados para conseguir este objetivo. Todo esto no tiene nada que ver con lo que dice el Partido Comunista Francés oportunista con respecto “al comunismo de nueva generación”, con “democracia”, el “socialismo” que niega las leyes científicas de la construcción socialista, la perspectiva imposible de un capitalismo humanizado que está propagando.

Los comunistas en toda Europa deben sacar conclusiones del desarrollo en el Partido Comunista Francés, el partido que es la “cabeza” del oportunismo europeo, y luchar para aplastarlo a nivel político, ideológico y organizativo en sus países.

No hay comentarios: