ZKA

ZKA

1 feb. 2013

Palmiro Togliatti



Fue un político italiano, Secretario General del Partido Comunista Italiano desde 1927 hasta su muerte en 1964.

Nacido en Génova en el seno de una familia de clase media, Togliatti comenzó su vida política en el Partido Socialista Italiano poco antes de la Primera Guerra Mundial. En ella combatió como oficial voluntario, fue herido en combate y enviado a casa por enfermedad. Regresó al final del conflicto y fue parte del grupo liderado por Antonio Gramsci que publicaba el periódico L’Ordine Nuovo en Turín mientras trabajaba como profesor. Fundador del Partido Comunista de Italia (PCd’I, más tarde PCI) en 1921 se convirtió en el líder del mismo tras el encarcelamiento de Gramsci por el régimen fascista de Benito Mussolini y en director de su órgano Il Comunista.

Cuando el Partido fue ilegalizado por el gobierno fascista en 1926, Togliatti fue uno de los pocos dirigentes que no fue arrestado, debido a que se encontraba en una reunión de la Internacional Comunista en Moscú. En el exilio durante las décadas de 1920 y 1930, organizó reuniones clandestinas del PCd’I en Lyon (1926) y Colonia (1931). En 1927 fue elegido Secretario General del Partido.

En 1935, bajo el nombre de guerra de Ercole Ercoli, fue elegido miembro del Secretariado de la Internacional Comunista. Participó en la Guerra Civil Española en 1937 como máximo responsable en España de la Internacional, encargado de asegurar que el Partido Comunista de España ejecutara fielmente la línea política fijada desde Moscú de lograr a toda la unidad en el bando republicano y primar el objetivo de ganar la guerra sobre el de hacer la revolución. En esa medida, diversos sectores le atribuyen una responsabilidad cuando menos política, si no directa y personal, en episodios oscuros del bando republicano, desde exterminio del POUM, al asesinato de Andreu Nin, pasando por la depuración de las Brigadas Internacionales.

En 1939 fue detenido en Francia. Liberado tras el pacto nazi-estalinista, se trasladó a la Unión Soviética y permaneció allí dirigiendo las emisiones de radio a Italia durante la Segunda Guerra Mundial, llamando a la resistencia contra la Alemania nazi y la República Social Italiana de Mussolini.

Regresó a su país natal en 1944 y bajo su dirección el PCI desarrolló el llamado Giro de Salerno (Svolta di Salerno), basado en el apoyo del Partido a las medidas democráticas necesarias para implantar en Italia la República y el abandono de la lucha armada para establecer el socialismo. Este giro a la derecha, en contraste con las demandas de un amplio sector de su base significó además el desarme de los miles de partisanos comunistas de la Resistencia Italiana. Togliatti fue nombrado Ministro de Justicia.

Tras ser Ministro sin cartera en el gobierno del General Pietro Badoglio, sirvió como Vice-Primer Ministro en el gabinete del democristiano Alcide De Gasperi en 1945. A pesar del deseo contrario de su Partido, votó a favor de incluir los Pactos de Letrán en la Constitución de la República Italiana. En las elecciones generales de 1946, el PCI obtendría el 19% de los votos y 104 escaños.
Los ministros comunistas fueron cesados durante la crisis de mayo de 1947. El mismo mes, Maurice Thorez, líder del Partido Comunista Francés, fue forzado a dimitir del gobierno de Paul Ramadier junto a los otros cuatro ministros comunistas. Como en Italia, el partido comunista era muy fuerte y participaba en la alianza de gobierno con socialistas y democristianos (el llamado Tripartisme) y había obtenido el 28,6% en las elecciones generales de noviembre de 1946. En 1948, Togliatti lideró al PCI en las primeras elecciones tras la instauración de la República en la alianza Frente Democrático Popular, junto al PSI, que obtuvo el 31% de los votos.

El 14 de julio de ese año, Togliatti sufrió un atentado fascista, siendo seriamente herido y creando una gravísima crisis política en Italia, que incluyó una huelga general convocada por la Confederación General Italiana del Trabajo. Los propios llamamientos a la calma de Togliatti impidieron una extensión de la movilización comunista mayor, que podría haber iniciado un proceso revolucionario en el país.

Togliatti murió en 1964 debido a una hemorragia cerebral mientras se encontraba de vacaciones junto a su pareja Nilde Iotti en Yalta (URSS). Según sus colaboradores, Togliatti se encontraba realmente allí para dar su apoyo a Leonid Brézhnev como sucesor de Nikita Jruschov al frente del Partido Comunista de la Unión Soviética. Le sucedió como Secretario del PCI el dirigente comunista Luigi Longo. A éste le sucedería en 1972 el pupilo favorito de Togliatti, Enrico Berlinguer, que sin embargo acabaría con muchas de las políticas defendidas por aquél.

Togliatti ha sido abiertamente criticado por muchos historiadores italianos por no haber condenado la intervención soviética en la Hungría de 1956. Sus políticas fueron definidas como maquiavélicas y cínicas en sus objetivos, siempre que asegurase el crecimiento del poder del PCI.

También ha sido criticado por sus buenas relaciones con el Presidente de Yugoslavia, Josip Broz Tito, que era considerado un disidente por la dirección del PCUS tras su ruptura con Stalin en 1948.
Y así mismo ha sido criticado por su balance de las políticas de Stalin: tras la muerte del líder soviético en 1953, afirmó “Iosif Stalin es un titán del pensamiento. Su nombre debe dársele al conjunto del siglo…”. Más tarde, en 1956, tras la desestalinización, declaró: “Stalin ha diseminado tesis falsas y exageradas, y fue víctima de una perspectiva desesperada de la persecución sin fin”. Al siguiente año, Togliatti insistió repetidamente que había desconocido los crímenes de Stalin. La Vía Italiana al Socialismo que propuso giró al PCI hacia posiciones más independientes, a la condena de la invasión soviética de Checoslovaquia durante la Primavera de Praga de 1968 y sentó las bases para el eurocomunismo de Berlinguer.

A pesar de estas contradicciones, Togliatti es así mismo visto positivamente como uno de los creadores de la República Italiana y su Constitución.

ESCRITOS

1954: Intervención ante la Comisión Cultural del Comité Central del Partido Comunista Italiano
1964: Siete Preguntas al Director: Entrevista a Palmiro Togliatti

No hay comentarios: