8 feb. 2013

Un desconocido plan para destruir a la Unión Soviética


Por Alexandr Trubitsin. Extraído del Partido Comunista de los Obreros de Rusia-Partido Comunista Revolucionario. Traducción Marina Svetlova. 

El 23 de marzo 1940 desde el suburbio de Londres, en el aeropuerto de Heston voló un avión bimotor de pasajeros "Lockheed 12A", con número de registro G-AGAR. Llevaba al piloto británico Haig MacLaine. El avión iba rumbo a Malta, luego voló a El Cairo, y después a la base militar británica en Bagdad. A partir de ahí, subieron a bordo dos expertos en fotografía aérea, dirigiéndose el avión hacia la frontera soviética. El inadvertido vuelo desde el extranjero, lo realizaron a una altitud de dos mil metros; así el avión voló durante una hora sobre Bakú, haciendo un detallado reconocimiento. 

¿Que podrían obtener? 


Las fotografías capturadas fueron trasladadas a los servicios secretos de Inglaterra y Francia. En base a ellas, fueron elaborados los planes de un ataque sorpresa contra la Unión Soviética, bajo el epígrafe en inglés "Ma-6" y en francés "RIP. Inflamar Industria Rusa". El ataque debía comenzar con el bombardeo de las ciudades de Bakú, Grozny, Batumi, Poti y Maikop. Para bombardear el oleoducto de Bakú fue planeado con bombarderos británicos "Blen-heim," y el americano "Glenn Martin" en la cantidad de 90-100 aeronaves. El bombardeo tenía como objetivo que anduviesen día y noche machacando el lugar, guiados por las llamas. Todos los habitantes de esas zonas junto a los campos de petróleo, refinerías y puertos petroleros morirían en el incendio. 

A principios de 1940, en la Unión Soviética se completó la construcción de refinerías. Pero desde la antiguedad toda la zona era una enorme depresión de balsas de nafta, con un gran número de torres de madera de extracción. Según los expertos norteamericanos, "en esos lugares el suelo estaba empapado de engrudo donde el fuego se propagaría a gran velocidad y se extendería a a otros campos ... La lucha contra estos incendios tomaría varios meses, y la recuperación de la producción, más de un año". 

Los conocimientos modernos pueden evaluar el impacto de los bombardeos como un catástrofe ambiental. Se trataría de la aparición de "columnas de convección" por el fuego, que propagado por el aire caliente llevaría los productos generados por la combustión a la atmósfera superior, y esto significaría lluvia ácida, el calor se instalaría en la atmósfera, contaminando con sustancias cancerígenas y mutagénicas toda la región. Se impregnarían las tierras de pozos profundos con emisiones de "agua muerta", que contendrían compuestos de cobre y nitrógeno. Estos productos correrían, debido a la combustión, hacia el mar y aniquilarían la vida marina. Un desastre para los residentes en Bakú, pues no tendrían agua potable, porque pocos pozos no estarían envenenados debido a los resíduos de la combustión. 

Esto era estudiado antes incluso de los bárbaros crímenes de Dresde, Hiroshima y Nagasaki, por el Occidente "civilizado",fríamente, que mataría a cientos de miles de civiles. Era tétrico, porque en Bakú y en Dresden o Hiroshima o Nagasaki, no había ninguna fuerza significativa e instalaciones militares. 

Todos los preparativos iban en serio 

El secretario francés Leger, del Ministerio de Relaciones Exteriores exhortó al embajador americano Bullitt, el 11 de enero de 1940: "Francia no rompería las relaciones diplomáticas con la Unión Soviética, no habría declaración de guerra, porque se destruiría de un golpe la Unión Soviética, si fuera posible, porque era necesario, por la fuerza de las armas". 

El primer ministro francés Daladier ofreció enviar a la escuadra al Mar Negro para el bloqueo de las comunicaciones soviéticas y bombardear desde el mar a Batumi. El 19 de enero 1940, envió un documento para atacar a la URSS, al Jefe de las fuerzas de Tierra Aliadas en Francia, y el Vicepresidente del Consejo Supremo Militar, General Gamelin y al Comandante de la Marina francesa Almirante Darlan. Dos copias del documento se enviaron respectívamente al general Kielce, comandante del Ejército de Francia, y al General Vyuyemenu, el jefe de su flota aérea. 

El 24 de enero 1940 El Jefe del Estado Mayor Imperial, el general Ironside de Inglaterra introdujo un memorando del Gabinete de Guerra "La principal estrategia de guerra", donde escribió: "A mi juicio, podemos ofrecer una ayuda eficaz a Finlandia sólo en caso de que Rusia atacará siempre a más objetivos, y lo más importante, dar un golpe contra el oleoducto a Bakú, del área petrolífera, para provocar una grave crisis de estado en Rusia ". 

El 31 de enero 1940 en una reunión de los jefes de Estado Mayor de Gran Bretaña y Francia, en París, el general francés Gamelin ofrece a los británicos bombardear objetivos en el corazón de Rusia; El Jefe Adjunto del Estado Mayor del Aire, el mariscal de Inglaterra Pierce, apoyó la propuesta. 

Como se suele decir, donde el caballo hinca su casco, el cangrejo mete su pinza. El ministro iraní de Guerra Nahdzhavan hizo un llamamiento a los británicos, con un pedido para el suministro de 80 aviones, con planes coordinados para la guerra con Rusia. 

El 03 de febrero 1940 el General francés Zhono, miembro del Estado Mayor, pide al General Comandante de la Fuerza Aérea francesa en Siria, explorar la posibilidad de un ataque aéreo a Bakú. Tres días más tarde, el tema fue discutido en una reunión de los militares británicos, buscando la aprobación del Consejo de Ministros, ya que los Jefes del Estado Mayor preparaban una acción bien coordinada para lograr la solución al "problema ruso". 

El 28 de febrero 1940, la fuerza aérea británica con sede en Francia realiza un documento con cálculos específicos de las fuerzas y los medios para atacar a Bakú. El enfoque británico de la cuestión a fondo, ofrece un ataque contra nuestro país desde tres direcciones. Al final, todos los detalles fueron acordados, en marzo, reuniéndose con los dirigentes del Estado Mayor turco, lo cual significaba que Turquía también participaría en el ataque a la URSS. Un trabajo más intensivo tuvo lugar en abril, en la preparación, coordinación y concreción de los planes de agresión. Daladier reemplazado como primer ministro por Reynaud fue aún más "agresivo" que su predecesor, y exigió de los británicos participar más. 

La Máquina Infernal preparatoria para atacar a la URSS empezó a contar sus últimos días y horas, antes del bombardeo a las regiones petroleras del país, programándose para el 15 de mayo de 1940. Aeródromos de la fuerza aérea británica y francesa en el Medio Oriente, fueron construidos hasta agotar las existencias de combustible de aviación, de explosios de alto poder, y bombas incendiarias. Los navegantes establecieron los mapas de la dirección del ataque, los pilotos trabajaron toda la noche en el bombardeo. El 10 de mayo 1940 Reynaud fue llamado por Churchill, aquél informó que en el ataque del 15 de mayo, Francia estaba lista. 

¿Qué les impidió realizarlo? 

Pero, ¡paradojas del destino! El 10 de mayo, cinco días antes del inicio de la guerra de Inglaterra y Francia contra la Unión Soviética, Hitler ordenó poner fin a la "guerra falsa" con Francia, sin combates, y pasar a la ofensiva. Los alemanes derrotaron en pocos días a los franceses, que les ganaron anteriormente, y ya los planes napoleónicos aliados no podían realizarlos en una nueva campaña contra Rusia. Los alemanes no destruyeron a la Fuerza Expedicionaria Británica en Francia, lo que permitió salvarse las reservas inglesas en Dunquerque. 

A sólo cinco días, ¡la historia cambió mucho mejor para nosotros! La guerra sería completamente diferente, porque tras el alevoso ataque de los agresores británicos y franceses nuestra defensa se hubiese tornado más dificil si hubiesen atacado también los alemanes. La Inteligencia Soviética estaba al tanto de los planes para atacar a Bakú y tenía las respuestas preparadas. Se habían desarrollado y trasladado cazas de gran altura MiG-3, que serían capaces de interceptar a los bombarderos británicos, americanos y franceses a gran altitud. Contra los cazas británicos armados solo con ametralladoras, estaban preparados los cazabombarderos Il-2, que los hacía ineficaces para defender a los bombarderos franceses e ingleses. Así pues, contra los ataques aéreos "aliados" estábamos preparados y no habrían traído los desastres, la muerte y la destrucción, que habían esperado. Pero, la diferencia es que todo el mundo sabría quién era realmente el agresor. Todo cambiaría por completo en las relaciones con Alemania, y sería posible que también cambiaría nuestra historia, pues es muy diferente la fecha del 22 de junio 1941 que la fecha de 15 de mayo de 1940, esto es en cuanto, a los sacrificios y las pérdidas. 

En cuanto a Hitler, Stalin dijo una vez a sabiendas, "que los Hitlers vienen y van, pero en Alemania, siguen existiendo el pueblo alemán. Tarde o temprano, el sistema político que se hubo desarrollado en Alemania se habría corrompido con los excesos, como en el pasado con los últimos fuegos de la Inquisición y las Cruzadas, la persecución de los gentiles, y la quema de brujas. ¿Soy así egoísta?, lo más importante, es el ataque contra mi país. Y ¿qué pasa con las relaciones de Alemania con Gran Bretaña y Francia?, me preocupan un poco. Especialmente en Inglaterra tuvo su Sir Oswald Mosley, líder de los fascistas británicos, un miembro del Parlamento británico y del gobierno, que conocía tanto a los reyes ingleses y belgas, y a Hitler y Goebbels, encontrarían un lenguaje común. Cien mil voluntarios franceses lucharon contra Rusia en el ejército de Hitler, y los últimos defensores del búnker final, fueron SS franceses." 

No hay comentarios: