ZKA

ZKA

6 abr. 2013

Video ‘Asesinato Colateral’, comentado por un soldado testigo presencial


El vídeo ‘Asesinato Colateral’, que muestra cómo tropas estadounidenses abrieron fuego contra la población civil en Iraq, evidencia, según un veterano de guerra entrevistado por RT que fue testigo directo, un día más de trabajo en territorio iraquí.
Ethan McCord, un veterano de la guerra de Iraq que al igual que muchos de sus compañeros padece trastorno por estrés postraumático, explicó en  RT cómo vivió ese trágico 12 de julio de 2007, día en el que las tropas estadounidenses mataron a 11 iraquíes, entre los que había un fotógrafo y su conductor que trabajaban para la agencia de noticias Reuters.

El vídeo en cuestión fue filtrado a WikiLeaks en 2010 por Bradley Manning, quien actualmente cumple condena en prisión por estos hechos. WikiLeaks lo difundió el 5 de abril de 2010, cuestionando la versión oficial sobre cómo el Ejército de EE.UU. abrió fuego contra la población civil en Iraq.

“Los helicópteros estaban a aproximadamente a una milla y media de distancia y enfocaron de cerca a estos muchachos”, recordó McCord en RT.

El día que se produjo este ataque McCord estaba patrullando una zona de Bagdad con el batallón número 216. De repente, oyó los disparos de las tropas estadounidenses.

“Uno de los hombres estaba decapitado, la parte superior de su cabeza estaba completamente abierta y su cerebro estaba por el suelo y el olor… ese olor todavía me persigue cada día. No sé cómo describirlo”, dijo el veterano de guerra.

Al acercarse a una camioneta a la que también habían alcanzado los disparos aéreos, McCord oyó el grito de una niña. Después de llevarla a un edificio cercano donde se encontraba el personal sanitario, salió de nuevo y encontró a otro pequeño que parecía haber muerto.

A pesar de las heridas, los niños sobrevivieron, pero una parte de McCord cambió para siempre.

“No podía parar de llorar”, dijo recordando ese trágico día.

Las secuelas son innumerables. McCord comenzó a beber e intentó acabar con su vida en varias ocasiones. Y el suyo no es un caso aislado. De hecho, ocho de sus compañeros se quitaron la vida tras la guerra y al igual que él, decenas de miles de veteranos estadounidenses padecen trastorno por estrés postraumático.

“Sé que nunca jamás mejoraré”, lamentó. “Nunca voy a superar esto”.

No hay comentarios: