25 may. 2014

Rechaza Hamid Karzai acompañar a Obama en visita a tropas en Afganistán

La visita sorpresiva que realiza hoy a Afganistán el presidente estadounidense Barack Obama tiene como objetivo precisar detalles sobre la presencia de unidades norteamericanas allí después de diciembre próximo, señala el diario The Washington Post. La estancia de apenas unas horas del mandatario tiene lugar en un momento crucial para el país asiático, tras el término del mandato del presidente Hamid Karzai y en medio de la elaboración de la estrategia posconflicto por la Casa Blanca, añade el texto.

El presidente afgano, Hamid Karzai, rechazó acompañar a su homólogo de EE.UU., Barack Obama, durante la visita sorpresa, indicaron fuentes de la Casa Blanca.

“No planeamos una reunión bilateral con el presidente Karzai o un viaje al palacio, ya que este viaje se centra en dar las gracias a nuestras tropas. Le ofrecimos la oportunidad de venir a Bagram, pero no nos sorprende que no pudiera con poca antelación”, explicó un funcionario bajo anonimato.

“Es probable que el presidente (Obama) hable por teléfono con el presidente Karzai en los días venideros, y también espera con interés trabajar con el próximo presidente de Afganistán después de que se completen las elecciones”, agregó, en referencia a la segunda vuelta que aún tienen que celebrar para los comicios presidenciales.

El mandatario sostendrá encuentros con el jefe de las fuerzas estadounidenses e internacionales en suelo afgano, general Joseph F. Dunford, y con el embajador en Kabul, James B. Cunningham, quienes lo actualizarán sobre la situación en el campo de batalla.

Dunford recomendó recientemente en una audiencia ante el Senado que Estados Unidos debe mantener en la nación asiática entre ocho mil y 12 mil soldados en tareas antiterroristas y de asesoría a las fuerzas locales después de diciembre próximo.

Estados Unidos y Afganistán aún no han llegado a un acuerdo sobre la permanencia de militares tras la retirada oficial de las tropas de la misión de la OTAN a finales de este año, un asunto que ha levantado ampollas en las relaciones bilaterales entre los dos gobiernos.

La Casa Blanca quiere que el Gobierno afgano acepte la presencia de un número de tropas estadounidenses para el entrenamiento y el apoyo a las Fuerzas Armadas afganas una vez la misión de la OTAN en Afganistán se haya retirado por completo a finales de este año.

Sin embargo, Karzai rechazó frontalmente aceptar un acuerdo al argumentar que esa debía ser una decisión que tomara el próximo presidente del país, ya que él está terminando su mandato.

Estados Unidos tiene actualmente en el país asiático alrededor de 33 mil efectivos, de un total de 100 mil que mantuvo allí en 2011.

Desde que Washington inició la guerra contra Afganistán en octubre de 2001, más de dos mil 170 militares norteamericanos murieron y otros 19 mil 600 resultaron heridos en la contienda, mientras el costo total de las operaciones rebasa el billón de dólares, según datos oficiales.

No hay comentarios: