ZKA

ZKA

12 jun. 2014

El clima afectó zafra azucarera 2013-2014

El progresivo incremento de sacarosa (azúcar) en el tallo de la caña, denominado por los expertos como maduración, es un proceso de vital importancia en la calidad del producto.

Y el clima, uno de los factores que influyen en ello, ha sido muy adverso durante esta cosecha, de acuerdo con especialistas del grupo azucarero (AZCUBA) y del Instituto de Investigaciones de la Caña de Azúcar (INICA), que señalan como elementos de mayor incidencia a la humedad, la temperatura y la radiación solar.

“Cuando llega la etapa cercana a la zafra, comenta Luis Soler, especialista de caña del INICA, debe empezar el periodo seco, en el cual la gramínea comienza a formar sacarosa; pero si viene un periodo de lluvias en este tiempo, es desfavorable, porque produce una pobre calidad de jugo, favorece el crecimiento vegetativo, aumenta la humedad del tejido y disminuye el contenido de azúcar en los tallos.

“Durante esta zafra llovió mucho más que en la anterior. De noviembre a abril, la humedad tuvo valores más elevados que en la cosecha 2012-2013. Esto dificultó además el acceso a los campos por el deterioro de los caminos y provocó desorden en la estrategia y la programación de corte”.

Bernardo de la Peña, especialista de caña de AZCUBA, indica que se planifica para recoger primero la caña más madura y las variedades recomendadas para el mes, entonces cuando ocurren numerosas precipitaciones, no pueden cortarse en el momento determinado las de mayor maduración, lo cual afecta los rendimientos industriales.

Las bajas temperaturas (en el rango de 12-14 ºC) contribuyen a la acumulación de azúcar. Los científicos destacan que el aspecto más importante de este factor es la diferencia entre la temperatura máxima diurna y la mínima nocturna. Es decir, cuanto mayor sea la oscilación, más favorable resulta para el proceso.

“Debe haber una diferencia entre 12 y 8 grados y en los dos primeros meses de zafra, que son fundamentales, estuvieron por debajo o muy cercano a 8”, explica Soler.

En cuanto a la radiación solar, la cual tiene una influencia directa en el proceso de fotosíntesis, se plantea que son beneficiosos los días que no sean muy nublados pues ello provoca la acumulación de almidones, elemento que incide negativamente en la extracción y producción de azúcar.

Todos estos factores incidieron en que por cada cien toneladas de caña que se molieron en esta zafra, se obtuvo un 10.92 % de sacarosa (rendimiento potencial de la caña), siendo en la anterior de 11.55. De acuerdo con Soler, la diferencia (0.63) equivale a más de cien mil toneladas de azúcar dejadas de producir.

PARA MITIGAR LOS EFECTOS DEL CLIMA

En el 2011 fue aprobado un programa para incrementar de forma sostenida la producción de caña y extender el periodo de zafra de 90 días (enero a abril, meses donde generalmente hay mejores rendimientos) a más de 130.

Sergio Guillén, director del INICA, manifiesta que ante esta decisión “hubo que hacer cosechas en noviembre y diciembre, periodo en el que la caña no tenía gran concentración de sacarosa. Por tanto, debieron buscarse variedades de maduración temprana. Ya teníamos tres o cuatro que siempre se habían dado bien en todas las áreas del país, entonces se trazó una política para incrementar el desarrollo de variedades. En eso estamos inmersos, pero no se cambia de ahora para luego”.

“Hay campos que tienen dos o tres años de sembrados con variedades que a lo mejor no debieran estar ahí, pero esa caña no se puede arar y sembrar nueva, debe esperarse a que pase su ciclo de seis a siete años para poder renovarlo, porque si no el costo sería muy grande”, explica el funcionario de AZCUBA Liobel Pérez.

Los especialistas alegan que como parte de las estrategias que se siguen está la de reubicar en los ingenios variedades que se adapten a todos los ciclos de cosecha pues algunos lugares no cuentan con un por ciento adecuado.

Otras de las medidas para mitigar los efectos del clima son la próxima introducción de equipamientos capaces de cosechar caña en condiciones de humedad; la aplicación de maduradores a través de avionetas para lo cual se están preparando nuevas pistas; la recuperación de la infraestructura de drenaje construida y la inversión en recursos para mejorar los caminos.


No hay comentarios: