25 jul. 2014

Justicia Made in USA: La bananera Chiquita Brands se sale con la suya

Entre 1997 y 2000, la bananera Chiquita Brands International pagó dos millones de dólares a los paramilitares colombianos de las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que asesinaron a miles de colombianos. Ayer, un tribunal norteamericano ubicado en Miami desestimó los juicios de cuatro mil familiares de las víctimas contra la empresa bananera.

La jueza Beverly Martin, que votó en contra de ese fallo, replicó: “Me temo que desarmamos a inocentes contra corporaciones estadounidenses que se ven envueltas en violaciones de derechos humanos en el extranjero”.

A continuación la información divulgada por las agencias cablegráficas:

Chiquita Brands International Inc. consiguió este jueves que se desestimaran demandas presentadas en Estados Unidos por más de 4.000 colombianos, que buscaban que la compañía asumiera responsabilidad por la muerte de familiares a manos de grupos paramilitares.

Un panel de la corte del Undécimo Circuito de Apelaciones de Estados Unidos en Miami decidió por dos votos contra uno que los tribunales estadounidenses no tenían jurisdicción para revisar los reclamos, porque todas las conductas relevantes ocurrieron fuera del país.

En marzo del 2007, Chiquita se declaró culpable de cargos penales en Estados Unidos y pagó una multa de 25 millones de dólares por haber realizado pagos entre 1997 y febrero del 2004 a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

Familiares de trabajadores de plantaciones bananeras, organizadores políticos y otros cuyas muertes fueron relacionadas con las Autodefensas buscaron responsabilizar a Chiquita, usando leyes como el estatuto de reclamos por agravios contra extranjeros, que permite a ciudadanos no estadounidenses presentar quejas en tribunales.

“Los objetivos nobles no pueden ampliar la jurisdicción del tribunal establecida por ley”, escribió el juez David Sentelle en nombre de la mayoría del Undécimo Circuito.

La jueza del Circuito Beverly Martin discrepó, alegando que la toma de decisiones de Chiquita ocurrió en Estados Unidos.

Terry Collingsworth, abogado de algunos demandantes colombianos, dijo en una entrevista: “Estamos muy decepcionados con el fallo (…) y planeamos pedir más revisiones en el Undécimo Circuito y la Corte Suprema, si es necesario”.

No hay comentarios: