1 ago. 2014

Las razones de Israel y su parentesco con Bin Laden

¿Es un chiste absurdo la viñeta de Mat Bors? ¿O la típica exageración absurda para provocar una discursión? No tanto. En la prensa israelí es habitual encontrar artículos que culpan a los habitantes de Gaza por el poder con el que cuenta Hamas (las últimas elecciones fueron en 2006). De alguna manera, se les considera responsables de su dolor. Nosotros disparamos, pero los culpables son ellos, es una mentalidad muy extendida en Israel.

O, por citar las viejas palabras de Golda Meir, recordadas hace unos días por el presentador de un informativo de EEUU, “nunca les perdonaremos que nos obliguen a matar a sus hijos”. Que nos obliguen.

Recientemente, ha habido un ejemplo extremo de esa idea, pero en EEUU. El profesor de derecho y novelista Thane Rosenbaum publicó un artículo en el WSJ para culpar a los gazatíes:

“En un nivel básico, pierdes tu derecho a ser llamado civil cuando eliges libremente a miembros de una organización terrorista al frente de un Estado, les invitas a cenar cuando tienen sangre en sus manos, y permites que instalen en tu comedor su base de operaciones. En ese momento, te pareces mucho más a los soldados reclutados que a los civiles inocentes. Y te has convertido voluntariamente en un objetivo”.

Como se comentó rápidamente, esa es la misma línea de argumentación que Osama bin Laden utilizó para justificar los atentados del 11S. Es una lógica habitual en las organizaciones terroristas cuando se refieren a la población civil como un objetivo legítimo.

Pero ni en Israel ni en los sectores de la sociedad de EEUU que apoyan a muerte a Israel son capaces de apreciar las consecuencias de esta paradoja.

No hay comentarios: