ZKA

ZKA

6 nov. 2014

Porro, aborto, armas y salario mínimo

Nebraska, Illinois, Dakota del Sur, Alaska y Arkansas opinaron sobre el salario mínimo.

En una serie de referéndum que se celebraron en 41 estados, los estadounidenses se convirtieron en legisladores y votaron 146 medidas, de las cuales 35 surgieron de iniciativas populares. Fuerte impulso al uso recreativo del cannabis.

Aborto, salario mínimo y marihuana: el voto de los estadounidenses se volcó el martes en una serie de referéndum que se celebraron en 41 estados sobre los temas que realmente preocupan a una sociedad cada vez más alejada del poder político de Washington.

En una jornada electoral marcada por el éxito de los republicanos, que se hicieron con el control total del Congreso, los estadounidenses se convirtieron en legisladores y votaron 146 medidas, de las cuales 35 surgieron de iniciativas populares. Se trata de un proceso que lleva meses en marcha, incluso años, y que en muchos casos parte de las bases ciudadanas impulsadas en los distintos estados, donde se presentan propuestas, que se unen a otras empujadas desde la administración Obama, y que a veces hasta pueden ser contradictorias entre sí.

Es el caso del estado de Washington, donde los ciudadanos aprobaron una medida que impone la falta de antecedentes penales a los compradores de armas y rechazaron otra propuesta contradictoria que prohibía al Estado realizar comprobaciones legales más allá de las requeridas por las leyes federales. “El momento del control de armas ha llegado”, opinó el columnista del diario Seattle Times, Danny Westneat, quien cree que, en la decisión de los votantes, puede haber influido el tiroteo que a fines de octubre se cobró la vida de cuatro alumnos del instituto de enseñanza secundaria Pilchuck de Marysville, Washington. Jaylen Fryberg, de 15 años, disparó en ese momento contra varios compañeros que desayunaban en la cafetería del centro escolar, para luego quitarse la vida.

Además del control de armas, los estadounidenses opinaron en los estados de Nebraska, Illinois, Dakota del Sur, Alaska y Arkansas sobre el salario mínimo, una de las propuestas demócratas que marcó las legislativas. En Alaska, los ciudadanos votaron a favor de incrementar durante los próximos tres años el salario mínimo de 6,25 a 8,5 dólares, según proyecciones del Wall Street Journal. Durante estos meses, el presidente Barack Obama hizo un gran esfuerzo para convencer a los republicanos de la necesidad de elevar de 7,25 a 10,10 dólares el salario por hora, tema al que aludió el mandatario en su discurso a la nación del sábado pasado.

De hecho, la suba del salario mínimo puede que sea uno de los temas principales de la campaña presidencial de 2016, en la que la regulación de la marihuana para uso recreativo también parece que jugará un papel central, según el centro de pensamiento Brookings.

Los ciudadanos de Washington DC respaldaron con su voto la posesión y el cultivo de la marihuana con fines recreativos, iniciativa similar a la que se votó en Alaska y Oregon, donde los votantes se expresaron a favor de legalizar el cannabis con ese fin, convirtiéndose en el tercer y cuarto estado norteamericano respectivamente en posicionarse en ese sentido, después de que lo hicieran Washington y Colorado en las elecciones presidenciales de noviembre de 2012. Por su parte, California y Nueva Jersey aprobaron sendas reformas a su Código de Justicia Criminal, relajando penas para usuarios de drogas.

La contracara fue Florida, donde los votantes rechazaron legalizar el uso medicinal de la marihuana por un escaso margen. Colorado, Tennessee y Dakota del Norte se pronunciaron sobre otro tema controvertido para la sociedad estadounidense: el aborto. Un 64 por ciento de los votantes rechazaron en Colorado la enmienda 67, que buscaba ampliar la protección legal de la vida de los fetos definiendo en el Código Penal a los niños no nacidos como personas, según las proyecciones de resultados difundidas por el diario The Denver Post.

En cambio, en el estado sureño y conservador de Tennessee, un 54 por ciento de los votantes dieron el sí a una de las medidas más caras de la historia del estado, que da a los legisladores más poder para aprobar legislaciones para restringir y regular sobre el aborto, informó el diario The Tennessean.

Además, los votantes de Oregon rechazaron una medida que hubiese permitido al estado otorgar licencias de conducir a los residentes que no puedan demostrar su presencia legal en el país, requisito indispensable en Estados Unidos. De haberse aprobado, la medida hubiese permitido que los inmigrantes indocumentados que hubiesen residido durante un año o más en Oregon obtuviesen una licencia de conducir válida para desplazarse por el Estado durante cuatro años.

Con votos a favor y en contra, estas iniciativas, más populares en los estados del oeste del país y que se popularizaron a partir de mediados de los años ’70, tienen un porcentaje histórico de aprobación de menos de la mitad. Un estudio del Instituto de Iniciativa y Referéndum de la Universidad del Sur de California asegura que, de las 2421 iniciativas ciudadanas propuestas desde que en 1904 se presentó la primera en Oregon, se aprobaron 984, es decir, un 41 por ciento.

No hay comentarios: