ZKA

ZKA

20 feb. 2015

Plan Cóndor: dan su testimonio la viuda y el hijo de Norberto Habegger


Florinda Castro y Andrés Habegger declararán hoy, entre las 10 y las 13, en la causa donde se investiga la coordinación represiva de los países de América Latina. El subdirector del diario Noticias y militante de Montoneros fue secuestrado en Río de Janeiro, en 1978. Lo trajeron a la Argentina y luego lo desaparecieron.

A Norberto Habegger, periodista, subdirector del diario Noticias y militante de Montoneros, lo secuestraron el 6 de agosto de 1978 en Río de Janeiro. Fue un operativo organizado por el Batallón de Inteligencia 601 del Ejército Argentino y contó con la colaboración de la dictadura de Brasil. Era uno de los eslabones del Plan Cóndor, la coordinación represiva de los países de América Latina, que se está juzgando en el Tribunal Oral 1 de la Capital Federal. Sus familiares iban a declarar el año pasado, pero se postergó. H
oy, entre las 10 y las 13 testimoniarán su compañera, Florinda Castro, y su hijo, Andrés Habegger.

Según los testimonios recogidos, Habegger fue llevado desde Río de Janeiro a Buenos Aires y torturado en el centro clandestino de detención El Banco, ubicado en el partido de La Matanza, en el conurbano bonaerense. En ese momento tenía 37 años y era militante de Montoneros, pero su participación política había comenzado en Acción Católica, fue miembro de la Federación de Estudiantes Libres (FEL) y luego se sumó Democracia Cristiana.

“No vamos a renunciar a la lucha. Es nuestro imperativo como argentinos, peronistas y montoneros y para mucho de nosotros también una obligación como cristianos: la fidelidad a un mensaje bíblico que se encarna en las justas aspiraciones de los perseguidos, de los proscriptos, de los pobres”, había escrito Habegger en una carta dirigida al Episcopado Argentino, que fechó el 18 de abril de 1978.

El secuestro de Habegger se produjo en el marco del “Operativo Murciélago” mediante el cual las fuerzas represivas detuvieron a los militantes montoneros que planeaban retornar a la Argentina para participar de la Contraofensiva Montonera. Esa colaboración represiva fue puesta nuevamente bajo la lupa a partir de la creación de la Comisión de la Verdad, que creó la presidenta Dilma Rousseff en 2012. El objetivo central es echar luz sobre el Plan Cóndor.

En noviembre del 2013, Andrés Habegger dio testimonio ante la Comisión de la Verdad sobre lo ocurrido con su padre. Esa fue la primera vez que pisó el aeropuerto de Río de Janeiro, donde detuvieron a su padre.

En los primeros meses del 2014, el militar Paulo Malhães, ícono de la represión carioca, declaró varias veces ante la Comisión de la Verdad brasileña y dijo que operaron junto con el Batallón 601 en 1980. "Descubrí que había un montón de argentinos paseando por Río de Janeiro, disfrutando de la vida. Algunos eran exiliados políticos por la ONU, otros no. Mandé fotografiar a todo el mundo. ‘Quiero a esos tipos fotografiados. No sé quiénes son’", recordó el ex coronel brasileño.

También dijo que fue condecorado por los militares argentinos. "Me volví famosísimo en Argentina por eso, me dieron una medalla", afirmó Malhães, quien murió el 25 de abril de este año de un paro cardíaco cuando supuestos ladrones entraron a su casa ubicada en Río de Janeiro.

En su residencia familiar, se halló documentación clave para auscultar la Operación Gringo, apéndice brasileño de lo que se conoce como Plan Cóndor.

Cuando los servicios de inteligencia de Argentina supieron que Montoneros estaba armando una base de operaciones en Brasil, entraron en contacto con el Centro de Informaciones del Ejército (CIE), donde trabajaba el ex coronel. Malhães les mostró las fotografías y los represores argentinos le mostraron un papel con la estructura jerárquica de Montoneros.

Varios militantes argentinos cayeron en esta embestida trasnacional, en la que Malhães tuvo especial protagonismo. La última foto del periodista Norberto Habegger fue sacada en Río de Janeiro el 31 de julio de 1978. De acuerdo con las investigaciones de su hijo Andrés, que aparece en la foto vistiendo una camiseta de Flamengo, los represores brasileros lo entregaron a los argentinos. Algo parecido sucedió con Horacio Campiglia y Mónica Binstock, capturados en 1980 en el Aeropuerto Internacional de Galeão y llevados en un avión de carga hasta un campo clandestino de detención en Buenos Aires.

No hay comentarios: