ZKA

ZKA

8 jun. 2015

“Una sociedad más justa es el mejor antídoto en la lucha contra el hambre”

CFK pidió regular el mercado para que no se "especule con el hambre"

La presidenta Cristina Kirchner convocó ante la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) a crear "regulaciones globales", "no para socializar" sino "para terminar con el vendo o no vendo, que tiene que ver con que la gente pueda comer". Al recibir un reconocimiento por las políticas públicas en materia de alimentación, la jefa de Estado sostuvo que la pobreza en la Argentina bajó al 5 por ciento y la indigencia al 1,27.

"Así como los subsidios y las barreras para-arancelarias no permiten la libre competencia en materia alimentaria, los alimentos se convierten también en un tema de especulación. En mi país, de acuerdo a informes, hay reservas del 60 por ciento de soja a nivel global. El Estado no puede intervenir y obligar a vender, pero debería haber regulaciones globales para que ésto no ocurra", describió la mandataria.

En el mismo sentido, recordó que durante la crisis económica internacional de 2008, se especuló con el arroz, porque sus productores sabían que los organismos internacionales y los Estados iban a salir al rescate. "Pedimos que la especulación tenga regulación, como otras tantas cosas en el mundo", insistió la jefa de Estado durante su mensaje ante la 39 conferencia de la FAO.

La presidenta también insistió en otro reclamo de regulación del mercado: la estructuración de las deudas financieras. "Tenemos confianza que exista regulación financiera que permita que, por ejemplo, habiendo Argentina arreglado con el 93 por ciento de sus acreedores, no sea extorsionada por fondos buitres, algo que es inconcebible desde lo más lógico y equitativo", destacó.

Cristina recordó que Argentina casi "voló por los aires en 2001" por su deuda y que "hoy otros países están viviendo la misma situación", por lo que señaló que "cuando alguien le presta algo a alguien a tasas usurarias, debe saber que lo más probable es que no se lo pueda devolver", porque "nadie puede pagar más de lo que ingresa".

"No sólo hay que cuidar de los países, para que no hagan políticas populistas, sino también para que no se endeuden exhorbitantemente y pongan en peligro la seguridad alimentaria e institucional", unió ambos reclamos la mandataria.

En este contexto, la jefa de Estado recordó que en los años '90 las políticas neoliberales ponderaban el mercado como "un vaso que se derramaba" solo, mientras que la política de su gobierno fue "volcar ese vaso para el lado del conjunto de la sociedad, porque sabíamos que de esa manera se iba a dinamizar la economía".

Por eso, señaló que más allá de la distinción recibida por la Argentina en la FAO por sus resultados en la lucha contra el hambre a partir de su programa alimentario implementado en 2005, el país ha tenido "un proyecto de país, y un modelo de sociedad más justa e igualitaria, que es el mejor antídoto en la lucha contra el hambre y la pobreza".

Entre las políticas activas implementadas por la gestión que comenzó en 2003, la mandataria mencionó la "libre" negociación de salarios entre trabajadores y empresarios en el marco de las paritarias, la demanda agregada y el Estado sosteniendo el salario mínimo, vital y móvil.

Y agregó: "la articulación entre lo público y lo privado debe existir. Sabemos que el Estado es insustituible, y lo comprobamos en la crisis de 2008, cuando el Estado tuvo que hacerse cargo de los que no tenían trabajo, ni educación ni salud".

Cristina consideró la importancia de la producción de alimentos con mayor tecnología, pero también con mayor equidad en su distribución, lo que se consigue -dijo- "con trabajo bueno y decente".

No hay comentarios: