ZKA

ZKA

6 ago. 2017

Larreta, el pastiche y los Homo Sapiens, por Matías Farias

"El fallido de Larreta es un episodio más del 'enciclopedismo argentino', sólo que se tratan de lecturas ya no de segunda o tercera mano, sino de quinta o sexta, con la novedad de la lógica del pastiche que vimos cómo se introducía en las citas apócrifas de los carteles de subte".

Sobre las declaraciones de Larreta sobre el Homo Sapiens, se me ocurren tres razones para reivindicar el estudio del pensamiento argentino y latinoamericano sin que ello merme en absoluto el novedoso carácter de esta "nueva" derecha:

1. La relación con la cultura libresca que supone la cita de Larreta es propia de la derecha argentina: el saber está en los libros si es que estos libros están autorizado por los centros culturales consagrados o por personajes prestigiosos. El fallido de Larreta es un episodio más del "enciclopedismo argentino", sólo que se tratan de lecturas ya no de segunda o tercera mano, sino de quinta o sexta, con la novedad de la lógica del pastiche que vimos cómo se introducía en las citas apócrifas de los carteles de subte.

2. El retorno de la "robinsonada", con la predilección de escenarios exóticos ligados en el imaginario con la prehistoria, a tono con el diseño de los nuevos billetes. Y la política entendida como forma superior de lo que desde los noventa en el discurso pedagógico neoliberal se llama "capacidades", pero que resulta una variante del dilema racionalidad de los entendidos versus la razón de lo no entendidos, que es la demagogia (siempre atribuida al populismo).

3. Estas capacidades se proponen como objetivo "comerse" al otro, al enemigo. No hay posibilidad de composición, esto también forma parte de un imaginario histórico.

Dicho ésto, si queremos hablar de por qué el país de la Alianza Cambiemos no es viable para todos los argentinos, quizás tengamos que desplazarnos de la contradicción entre enciclopedismo bueno y enciclopedismo malo. Antes que enseñarle historia a Larreta (los plebeyos también citamos mal, cometemos furcios históricos y haríamos cualquier cosa por tener una biblioteca), lo que importa es armar una fuerza política lo suficientemente irreverente con la cita consagrada como para que la derecha no pueda hacer con ella lo que suele hacer: chamuyar y el ajustar.

No hay comentarios: