2 ago. 2014

Alimentación forzosa en Guantánamo es “degradante, cruel e inhumana”

La alimentación forzosa de los prisioneros de Guantánamo en huelga de hambre constituye un “trato degradante, cruel e inhumano”, dijo el relator especial del Comité contra la Tortura de la ONU, Juan Méndez, en declaraciones a Russia Today.

“El principal motivo de la huelga de hambre es que la mayor parte de estos detenidos están allí hace años, aunque se ha decidido que no tienen ninguna vinculación con el terrorismo y que EE.UU. no tiene interés en tenerlos retenidos”, explicó Méndez.

A pesar de que algunos expertos han calificado dicha alimentación forzosa de “tortura” el relator de la ONU asegura que: “Nosotros no decimos que sea tortura, lo que decimos es que la alimentación forzosa puede constituir trato cruel, inhumano y degradante, que en el derecho internacional es una categoría menor que la de tortura pero igualmente prohibida en forma absoluta.”

“Forzar la alimentación es atentar contra la autonomía de cada detenido”, declaró Méndez, al tiempo que señaló que “si bien el Gobierno estadounidense está obligado a preservar la vida y la salud de estos detenidos, puede hacerlo y debe hacerlo con métodos distintos del de la administración forzosa de alimentos, que conlleva necesariamente un cierto grado de violencia que constituye trato cruel, inhumano y degradante.”

No obstante, Méndez recordó que la ONU no dice “de ninguna manera que EE.UU. tiene que dejarlos morir de hambre, todo lo contrario, estamos diciendo que EE.UU. tiene que resolver el problema, pero que ésta no es la manera más humana ni la más moralmente aceptable de hacerlo, sino que lo que tiene que hacer EE.UU. es resolver el tema de fondo que produjo la huelga de hambre, que es la detención arbitraria y prolongada de gente que no tiene nada que ver con el terrorismo”.

Sin embargo, subrayó el relator del Comité de la ONU contra la Tortura, “lo que sí puedo decir con toda confianza, es que la cárcel de Guantánamo representa una violación de las obligaciones de EE.UU. bajo el derecho internacional”.

Mientras tanto, hoy se cumplen 100 días de la huelga de hambre que iniciaron algunos reos de Guantánamo el 6 de febrero, cuando les retiraron los ejemplares del Corán, el libro sagrado de los musulmanes, que, hasta esa fecha, les permitían tener. Desde entonces, algunos de ellos están siendo alimentados a la fuerza por sondas nasogástricas.

No hay comentarios: