1 jun. 2017

Macri le hizo el mayor regalo a Clarín desde que asumió

El gobierno de Mauricio Macri acaba de fijar un canon diez veces menor al que pagaron otras empresas (como Movistar) para que el multimedio pueda operar telefonía móvil y vender contenidos para celulares vía Nextel con tecnología 4G y TV móvil on demand. Ahora el Grupo Clarín es uno de los pocos conglomerados a nivel mundial que conjuga TV abierta, cable, diarios, revistas, radios, internet y telefonía celular, en todos los casos produciendo contenidos y manejando su distribución. Se incrementó su posición dominante en el mercado argentino. Un hombre clave del negocio -le vendió las frecuencias de telefonía móvil a Clarín- fue Bernardo Saravia Frías, quien ascendió hace pocas semanas de Secretario Legal y Técnico del ministerio de Hacienda a Procurador del Tesoro Nacional, o sea jefe de todos los abogados del Estado. Otro caso de incompatibilidad manifiesta.

Indudablemente el actual gobierno tiene un “socio” al que hay que satisfacer. Es Héctor Magnetto, mandamás del Grupo Clarín, que cuenta ya con funcionarios en puestos clave de la administración Macri que fueron o son empleados del Grupo.

Pero desde la semana pasada Clarín recibió el mayor regalo de la gestión Macri: por un pago de 30 millones de dólares -diez veces menos que lo abonado por otras compañías- ingresó en el millonario mercado de la telefonía celular y los contenidos 4G.

El canon fue el último paso de un acuerdo de negocios bajo la mesa entre Mauricio Macri y Héctor Magnetto que comenzó cuando el Grupo Clarín adquirió la prácticamente obsoleta Nextel, a poco de asumir el gobierno de Cambiemos. Macri luego le permitió controlarla en su totalidad por decreto, y con el avasallamiento de la Ley de Medios encabezado por Miguel Ángel de Godoy para sepultar a la AFSCA. Además, Clarín logró imponer a uno de sus empleados, Nicolás Dujovne, al frente del Ministerio de Hacienda y, casi simultáneamente, el mismo de Godoy autorizó a Magnetto la adquisición de las empresas dueñas de frecuencias que no estaban habilitadas para telefonía, pero que también gracias al gobierno pudieron migrar el uso para permitirle competir en el mercado 4G. Tres de esas empresas estaban vinculadas Bernardo Saravia Frías, casualmente designado como mano derecha de Dujovne en el verano y ex directivo del Grupo Clarín. Hace semanas Saravia Frías se convirtió en Procurador del Tesoro, o sea jefe de todos los abogados del estado.

La cuestión del precio arbitrario se comenzó a definir en el Artículo 13 de la Resolución 1299 – E/2017, publicada el 7 de marzo (que oficializó finalmente la decisión para que el Grupo Clarín ofrezca servicios de telefonía móvil a través de Nextel): “Delégase en el Presidente del ENACOM las facultades para suscribir, dentro del plazo de QUINCE (15) días hábiles de publicada la presente, el contrato que precise los términos, condiciones, metas, obligaciones y demás cuestiones inherentes a la prestación del Servicio de SCMA que por la presente se autoriza, a los que deberá sujetarse la empresa NEXTEL, conforme los lineamientos particulares aquí establecidos”.

O en buen criollo, Miguel de Godoy quedó habilitado para fijarle a Clarín cuánto debía pagar por la reasignación de frecuencias y el ingreso a la telefonía datos móviles. El ministro de Comunicaciones, Oscar Aguad (el mismo que intercedió para regalarle al Presidente su deuda por el Correo Argentino), había ya adelantado lo acordado entre Macri y Magnetto en declaraciones preclaras: “Van a tener que pagar, pero no las cifras exorbitantes que pedía el Gobierno anterior“. Para eso el artículo 11 habilitaba a tirar abajo el precio, pues enumeraba una serie de descuentos.

La resolución del precio

Finalmente, el 24 de mayo pasado se conoció la Resolución 3909 (de fecha 16/5) en el que se da cuenta de las “negociaciones” entre Magnetto y Miguel de Godoy. El resultado: el canon le costó a Clarín poco más de 30 millones de dólares. Prácticamente un regalo, dado que como allí reza, se tuvieron en cuenta “los descuentos y factores de ponderación establecidos en el Artículo 11” . A modo de ejemplo digamos que, entre 2014 y 2015, Telefónica (Movistar), debió pagar 427 millones de dólares por las bandas del espectro para ese servicio. Algo similar a lo que también pagaron los de Telmex (Claro) y Telecom (Personal), empresas que ya están moviendo a sus bufetes de abogados para querellar al Estado por “competencia desleal”, juicios que terminará abonando el Estado.

Un negocio cantado

Retomando los hechos previos, recordemos que el pasado 9 de enero el Ente Nacional de Comunicaciones informó a través del Boletín Oficial la Resolución 111 – E/2017, con la firma del operador en negocios con los medios del presidente Mauricio Macri, Miguel Ángel de Godoy (aquel al que el periodista Roberto Navarro acusó de apretar a C5N para que lo saquen del aire), que se autorizaban “las transferencias accionarias directas e indirectas que se denuncian y que involucran a las firmas TRIXCO S.A., CALLBI S.A., INFOTEL S.A., SKYONLINE DE ARGENTINA S.A., NETIZEN S.A. y ERITOWN CORPORATION ARGENTINA S.A, a favor de la Empresa NEXTEL”

¿Qué significaba esto? Simplemente que Nextel, adquirida por el Grupo Clarín en 178 millones de dólares, gracias a la “unificación” de estas seis empresas y sus frecuencias, puede ahora brindar el servicio de telefonía y datos 4G, un paso indispensable para vender en su propia telefónica sus productos de contenido audiovisual, como la plataforma Flow que permite ver televisión en vivo y on demand. O sea, logró, gracias a los decretos y resoluciones a medida, transformar a la moribunda Nextel en una alternativa del mercado de las comunicaciones y consolidó su posición dominante en el mercado operando en todos los segmentos de las comunicaciones.Cuando Clarín había comprado Nextel, por razones regulatorias, solo había podido tomar el control del 49% de la empresa, cosa que el Presidente solucionó en su primer mes de gestión, con el Decreto 267/2015, disolviendo la AFSCA y pisoteando la Ley de Medios.

Esta adquisición le demandó al Grupo Clarín (el mismo que simultáneamente despide gente en AGR argumentando una crisis) poco más del doble de lo que había pagado en su momento por Nextel: 360 millones de dólares.

Recordemos que Miguel Ángel de Godoy (el que firmó esta resolución) es el mismo que al inicio de la presidencia de Macri fue puesto por éste al frente de la AFSCA para desarticular la ley de medios.

El ministro Aguad, al frente de la Cartera de Comunicaciones, también fue parte del beneficio a medida, al dar el paso inicial en una de sus primeras resoluciones (la N.º 5), revocando una anterior del 2010 que daba por caduca la licencia para la prestación de los servicios de Transmisión de Datos en el ámbito nacional, Aviso a Personas, Videoconferencia, Repetidor Comunitario, Transporte de Señales de Radiodifusión, Valor Agregado, Radioeléctrico de Concentración de Enlaces, Telefonía Local y Telefonía Pública otorgada a Fibertel, ya en estos momentos, en manos de Cablevisión de Clarín.

Luego, el 15 de enero de este año, se oficializa en el Boletín Oficial el Decreto 1340/2016 firmado por el Presidente Macri que en el inciso A del artículo 4 permitirá al ENACOM de Godoy “la asignación de nuevas bandas de frecuencias para la prestación de servicios de comunicaciones móviles”.

Ministerio copado

A principios de enero, ya producida la salida de Alfonso Prat Gay, se desdobló el Ministerio de Hacienda y Finanzas, haciéndose cargo del primero de ellos una figura por muchos impensada: Nicolás Dujovne, un ex Banco Galicia que realizaba notas en La Nación y que junto a Carlos Pagni, conducía el programa Odisea Argentina por el canal Todo Noticias (TN). Su nombramiento ya se había oficializado en los últimos días de 2016.

Ahí supimos que Dujovne no solo era empleado de Clarín, sino que también fue Director de Papel Prensa, uno de los beneficiados con el Dólar Futuro, socio de Donald Trump, militante del achique del Estado pero, a su vez, empleado del mismo Estado que pretende achicar, asesorando al bloque radical en el Senado.

Saravia Frías ¿empresario o funcionario?

Enseguida fue designado (con las firmas de Macri y Dujovne) como mano derecha del Ministro de Hacienda el abogado Bernardo Saravia Frías en el cargo Secretario Legal y Administrativo del Ministerio, que ahora dejó para ascender a Procurador del Tesoro.

Sintéticamente, digamos que Saravia Frias, aportante privado y asesor del comité de la campaña de Ernesto Sanz, ex Bank Boston (al que representó ante el gobierno nacional en épocas del “Corralito”), es un salteño de familia acomodada que vive hace años en Buenos Aires, donde tiene su propio estudio de abogados: Saravia Frias Abogados (con clientes como el Grupo Macri y las principales Compañías Mineras, Petroleras y Bancos privados) y supo ser Asesor de Fernando de la Rúa en el Senado además de escribir algún que otro artículo juntos. Ahora será el encargado de dirigir a los abogados del Estado enfrentando en los juicios de empresas que representó como abogado o directivo empresario.

Continuando con está lógica de entrelazamientos familiares en todas las posiciones del Estado, Saravia Frías había colocado como Coordinador General Legal y Administrativo de la Secretaría Legal y Técnica del Ministerio de Hacienda a Lucas Cinto Courtaux, quien es el hermano de su esposa Milagros, o sea su cuñado.

Y para que todo cierre, Cinto Courtaux, está casado con Claudia Irene Ostergaard, abogada del Estudio Saenz Valiente & Asociados, el principal estudio representante del Grupo Clarín, y con miembros pertenecientes a sociedades comerciales de las que participan, por ejemplo, Héctor Magnetto y Ernestina Herrera de Noble.

Pero que no queden dudas de que estos funcionarios se encuentran de ambos lados del mostrador, el 20 de diciembre de 2016 se publicó en el Boletín Oficial el edicto de conformación de CABLEVISION HOLDING S.A., constituida (para el negocio de los celulares) por los accionistas de Clarín y con un capital de 180 millones de pesos cuyo objeto principal será “la prestación, por cuenta propia o de terceros o asociada con terceros, de Servicios de Tecnología de la Información y las Comunicaciones”. ¿Y a quién encontramos como Directora Suplente? Pues nada menos que a Claudia Irene Ostergaad, la mencionada esposa del funcionario Lucas Cinto Courtaux y con-cuñada de Bernardo Saravia Frías.

Recordemos que para poder tornar competitiva a Nextel en el mercado de las Comunicaciones, Clarín pagó una millonada de dólares por seis empresas titulares de frecuencias que luego fueron absorbidas Nextel.

En tres de ellas -Skyonline de Argentina S.A., Netizen S.A. y Eritown Corporation- era Director el mismísimo Bernardo Saravia Frías. O sea, el Procurador del Tesoro y ex Secretario Legal y Técnico del Ministerio de Hacienda, directivo de Clarín, fue parte interesada en la venta millonaria de esas empresas a Clarín y le posibilitó hacerse de las frecuencias.

Y para que esas empresas fueran negocio, el Ministro Aguad refrendó con fecha 30 de enero la Resolución 171, que en su segundo artículo permite el cambio de uso de frecuencias:

“Instrúyase al ENTE NACIONAL DE COMUNICACIONES a analizar la factibilidad técnica e instrumentar las medidas pertinentes con el objeto de atribuir al Servicio Móvil, con categoría primaria, las bandas de frecuencias de 450 a 470 MHz, los segmentos de la banda de 698 a 960 MHz, la banda de 2300 a 2400 MHz, la banda de 2500 a 2690 MHz, así como toda otra que resulte apropiada entre las identificadas por la UNIÓN INTERNACIONAL DE TELECOMUNICACIONES para el despliegue de sistemas IMT, para ser utilizadas en la prestación del Servicio de Comunicaciones Móviles Avanzadas (SCMA) u otros que surjan de la evolución tecnológica.”

El lunes 20 de febrero se dieron a conocer las Resoluciones 1033 y 1034 del ENACOM de Godoy. En esta última se resuelve:

ARTÍCULO 1º — Atribúyase la banda de frecuencias comprendida entre 2500 y 2690 MHz al Servicio Móvil con categoría primaria.

Casualmente las frecuencias que ya tenía Nextel de la mano de Saravia Frías, funcionario de Clarín en el Estado. No tendría lógica empresarial alguna que Magnetto comprara Nextel y las empresas que dirigía Saravia Frías si no hubiese un acuerdo previo de negocios para habilitar al Grupo Clarín en telefonía.

Y allí también dejaron la puerta abierta para el último gran regalo: los artículos 8 y 9 de la 1034 delegaron en de Godoy “la determinación del VALOR UNICO DE REFERENCIA”, que ahora fijó en los irrisorios 30 millones. O sea un negocio, o una estafa más bien, que comenzó a gestarse ni bien asumió Macri ahora culmina dejando al multimedios más dominante que nunca y con una proyección de facturación sólida y creciente.

No hay comentarios: